Bonadio lo hizo visible

Si el objetivo, mucho más político que judicial, era ver a una ex presidenta de la Nación derrotada en el banquillo de los acusados, algo salió mal ayer en los tribunales de Comodoro Py. La multitudinaria movilización de respaldo a Cristina Fernández en la citación ante el juez Claudio Bonadio demuestra que el kirchnerismo es una construcción política que no se agota fuera del poder ni sin la famosa "caja".

La subestimación, los pronósticos de fin de ciclo y la supuesta pérdida de representación del Frente para la Victoria (FpV) ante el amplio espectro llamado peronismo se chocaron con una puesta en escena no imaginada.

Tratar de dimensionar la importancia, en términos de futuras contiendas electorales, de lo que significa el kirchnerismo "duro", sumado a otro sector de la población que sigue apoyando, con matices, lo que fue el proyecto de país de los últimos 12 años, es aventurado.

Lo cierto es que, con o sin causas judiciales -algunas endebles como la del dólar futuro y otras con más sustento como la de Hotesur/Lázaro Báez-, en la Argentina de hoy no hay un líder que aglutine voluntades del modo que puede hacerlo Cristina. Ni el propio presidente Mauricio Macri, el massismo ni la liga de gobernadores y diputados que pegaron el portazo dentro del FpV concitan algo parecido. A todos ellos ayer los pasó por arriba una remake de la otrora tan vilipendiada cadena nacional, con una figura a la que suponían fuera de combate y que habló más de una hora ante miles de seguidores que transformaron una citación judicial en un acto de relanzamiento político.

Bonadio lo hizo posible o, en todo caso, lo hizo visible.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído