¿Casualidad o necesidad?

Fue casi simultáneo. Por la mañana, en la Casa Rosada intentaban ayer por enésima vez desvincular a Mauricio Macri del incómodo e imprevisible Panama Papers.

Fue casi simultáneo. Por la mañana, en la Casa Rosada intentaban ayer por enésima vez desvincular a Mauricio Macri del incómodo e imprevisible Panama Papers. Y por la tarde, Lázaro Báez era detenido por orden del juez federal Sebastián Casanello por la denominada ruta del dinero K.

La Justicia parece responder de súbito con una gimnástica actuación que no exhibió, o que permaneció por lo menos aletargada, hasta diciembre pasado a la hora de investigar a los principales actores del poder en turno.

Panama Papers pareció precipitar algunas decisiones judiciales. ¿O es sólo una casualidad?

La aparatosa detención del atribulado ex secretario de Transporte Ricardo Jaime el sábado daba algunas señales de lo que podía suceder con el transcurrir de las horas. Lo de Báez ayer terminó de confirmar que en los tribunales federales porteños se guían por una nueva constelación de astros, más proclives a los tiempos políticos que corren.

Las tramas Jaime y Báez respectivamente debían transcurrir con un escenario externo no tan soliviantado como el que se configuró con la aparición de las sociedades off shore en el Caribe que se destaparon el fin de semana. ¿Algo precipitó algunas decisiones judiciales?

La semana que viene no será menos movida cuando le toque declarar a Cristina Fernández de Kirchner por la causa de la venta de dólares a futuro. Nada indica que la ex jefa de Estado pueda correr la misma suerte que Jaime y Báez, pero nadie se anima a vaticinar qué sucederá con exactitud luego de su paso por los Tribunales.

El poder está mostrando otra cara, y también otras necesidades, acaso algunas inesperadas. La Justicia parece haber tomado nota. ¿Hasta dónde entonces estará dispuesta a llegar?

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído