Conocé el nuevo libro de Diego Furbatto, el escritor que ama la Patagonia

Publicó una novela histórica basada en Rocco, un vikingo que quiere conquistar Italia.

Por Alejandro Olivera / olivera@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Tras haber publicado una trilogía de fantasía que transcurre en la Patagonia, región que ama con pasión, el escritor independiente Diego Furbatto dio un giro de 180 grados y se aventuró a contar la historia de Rocco Hachasedienta, un vikingo que quiere conquistar Italia. En diálogo con LM Neuquén, el autor de Letgrín de Eumeria contó de qué se trata este nuevo libro y cuáles son sus próximos proyectos.

Este libro se aleja un poco de lo que venías haciendo, ¿De qué género se trata?

Es una novela histórica, por un lado, que transcurre en Italia en el 1035, con situaciones y personajes que existieron. Por el otro, está novelizadas algunas de las situaciones personales de Rocco, el personaje principal.

Tu trilogía de fantasía transcurre en la Patagonia, ¿Por qué esta historia ocurre en Europa?

Este libro tiene su propia historia, de amistad y de confianza. Es la historia de la familia de Rob, un amigo fabricante de pipas. Nos conocimos luego que leyera Letgrín de Eumeria y fuimos forjando una amistad. Me confió la historia que le contaba su abuelo, un legado de familia. Juntos planeamos la idea de llevarla a un libro, de ahí que se desarrolle en Europa.

¿Con qué se clase de libro se va a encontrar el lector?

Fiel a mi estilo, es una novela de aventuras, aunque esta vez calando más profundo en la mente del personaje y ateniéndome a los hechos que sucedieron, y limitando los actos heroicos a las posibilidades reales de un hombre, sin el carisma de un personaje de novela fantástica, donde hay otras licencias.

Tapa Rocco

En la Comic-Con del año pasado vos contaste cómo es el proceso de producción de un libro independiente. En esta ocasión, se ve un cambio en el arte de tapa, ¿Qué fue lo que cambió en el proceso creativo? ¿Tuviste más colaboración?

Rocco comenzó como todos los anteriores, siendo un libro independiente. En el arte de cubierta y los mapas trabajó el Galle Báez, quien ya ilustró otros libros míos. La tapa es el retrato de Rob en el rol de su “tatara tatara muy viejo abuelo” y eso le da un toque personal magnífico. Cuando surgió la posibilidad de trabajar con Ediciones Assisi, ellos aceptaron las ilustraciones y se encargaron de todo el resto del proceso, lo que significó un alivio de obligaciones y me permitió liberar la mente y tener más tiempo, permitiéndome crear otras cosas nuevas.

Sos un escritor que está profundamente ligado con la Patagonia, ¿Tenés planes para continuar expandiendo tu universo? ¿Qué proyectos hay en el horizonte?

Este año, me fui al sur de vacaciones, con un par de capítulos una nueva historia. Me volví de Bariloche con el libro casi terminado, solo me faltó un capítulo que cerré ya a mi regreso. Se llama Araucanía: El camino de los Templarios. Es una novela Steampunk y se desarrolla en el año 1899, luego de que Argentina se dividiera en reinos. Araucanía (toda la Patagonia al sur del rio colorado) Porteños, Pampas, Imperio Puntano (San Luis, Córdoba y Mendoza)

Como ves, la Patagonia siempre presente en mis relatos.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes y no tan jóvenes que quieren escribir un libro y no saben por dónde empezar?

El principal enemigo de un novelista es el mismo autor. Programar, organizar, proyectar y luego, esperar la inspiración, mirando la hoja en blanco. Soy partidario de dejar fluir, de escribir y luego ensamblar.

Por ejemplo, primero trabaja la cabeza, pensando cosas, ideas, situaciones, personajes y diálogos. Luego hay que llevar esas cosas al papel, no importa si son concatenadas o aisladas. Lo importante es que, si en tu cabeza hay una pelea, la escribas y la guardes en una carpeta de “peleas” y repetir ese proceso con lugares, personas, diálogos y demás. Por último, es infaltable una libreta de notas, donde queden registrados los datos útiles, nombres de personajes y algunas palabras que te traigan a la cabeza eso que pensaste antes de dormir, en el colectivo o pescando.

Es un sistema sencillo, no requiere mucha organización, pero cuando te das cuenta, sin sufrir, fuiste armando la trama. Luego hay que “unir con flechas” y así, de a poco, se va construyendo la novela.

Hay quienes prefieren escribir en papel, otros en la computadora, unos de día, otros de noche, otros graban ideas. Lo importante es que cuando te sientes a escribir, en tu cabeza vayas mucho más adelantado de ideas. Todos trabajamos, tenemos familias y ocupaciones. Como escritor independiente, no te podés dar el lujo de mirar la hoja en blanco sin saber qué escribir. Cuando llegas, tu cabeza debe estar llena de lo que fuiste acumulando en cada momento libre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído