Cosas que te mejoran el día

Es una de las puertas de entrada a la cordillera. Un paso supertransitado por el que circulan unos 50.000 vehículos por día. Se trata del puente Neuquén-Cipolletti, ese vínculo cargado de valor simbólico de este confín de la tierra.

La privatización del trayecto, el cobro del peaje, fue motivo de una fuerte controversia social que sólo aplacó sus ruidos con el levantamiento del canon hace tres años, como también sucedió en el ubicado camino a Centenario.

Sin embargo, todavía quedan un par de deudas por saldar, entre ellas el tercer puente sobre la Ruta 7, cuyos pilotes son parte del recuerdo de lo que podría ser y no es. Recuerdan a lo peor de la política. Aunque quizá lo más justo sería poner acá que esas deudas recuerdan a "lo peor de los políticos". Es decir, hay un momento en el que el tipo que llega a un lugar donde se toman decisiones importantes se pierde en la vertiginosa profundidad de su ombligo. Y empieza a olvidarse de esa entelequia muchas veces cuestionable, pero al mismo tiempo tan perfecta, por lo que abarca y por todo lo que define, a la que solemos denominar "la gente" . Es decir, mi vecino, el dueño de la verdulería, el lector de estas líneas, yo, como una de esas personas sumergidas en el olvido de alguien.

Llegar a casa más rápido forma parte de esas pequeñas cosas que le mejoran la vida a la gente.

Todo esto para decir que las cabinas del peaje son la triste prueba de que el día a día de miles de personas podría ser mejor. Si no estuvieran, el tránsito sería más fluido. Una de esas pequeñas grandes cosas que pueden mejorarte algo el final del día, porque, ¿qué es la vida sino una sumatoria de pequeños instantes? ¿Cuál es la lógica de que sigan ahí, todavía, como si fueran parte de un homenaje al olvido?

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído