¿Cuándo llega el 2º semestre?

Ni la llegada del hombre a la luna generó tanta expectativa. Como un preso que espera su libertad marca los días en las paredes, fuimos tachando el calendario con el entusiasmo de un niño en vísperas de la Navidad. Pero ya a un mes de su arribo, el famoso segundo semestre se hace desear más que el nuevo técnico de la Selección. A esta altura, deberíamos haber aprendido a no ser tan crédulos. Las promesas de los políticos, lo sabemos de sobra, tienen menos sustento que los augurios de una AFA renovada, ordenada y sin deudas. Pese a que nada de lo que anunciaron se cumplió, los funcionarios del Gobierno insisten en que el sol saldrá pronto después de un primer tramo del 2016 demasiado tormentoso.

El Gobierno debería saber que el desfile de ex funcionarios por tribunales no ayuda a pagar la luz, el gas ni el súper.

“El segundo semestre va a ser todos los meses un poco mejor”, dijo ayer Marcos Peña sentado en la elegante mesa de Mirtha. Ni la diva, defensora a ultranza del macrismo, le dejó pasar al jefe de Gabinete el tarifazo ni los heridos que deja su torpe aprendizaje. Por suerte para ellos, cada valija K repleta de dólares que aparece a la vista de todos les entrega un poco de paz en medio de un presente complejo que no parece cambiar en el corto plazo. Debería entender el oficialismo que el desfile de ex funcionarios por tribunales puede sostener la idea de una Justicia que se mete, al fin, con la corrupción, pero que no ayuda a pagar el gas, la luz ni llenar el changuito. Las causas judiciales marcarán el destino del kirchnerismo. Incluso, tal vez, el del actual gobierno. Darán las condenas, si son justas, una luz de esperanza en un país en el que gana la presunción de que casi todos los políticos roban, aunque pocos lo paguen. Vivir mejor es otro cantar. Y para que eso se concrete, al macrismo todavía le hace falta afinar bastante.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído