De Facebook y delincuentes

Lentamente nos hemos resignado a dejar el espacio público por ese maldito temor a "los otros" y a la "inseguridad".

Lentamente nos hemos resignado a dejar el espacio público por ese maldito temor a “los otros” y a la “inseguridad”. El fenómeno no es nuevo, data de mediados de los 90, cuando el vaciamiento del Estado condujo no sólo a que se dispararan los índices de desocupación sino también de violencia.

Ahora el espacio virtual se convierte en escenario de nuevos delitos que se pagan en la realidad.

El debate por recuperar las plazas y paseos es algo que sigue ahí, flotando, por momentos se avanza pero sigue estancado. En medio de estas idas y vueltas fue que crecieron internet y las redes sociales, donde no sólo se comenzó a tener una vida de exposición pública sino que también se planteó como el nuevo escenario donde los políticos recurren en busca del voto.

En la era de las pantallas, la plaza del barrio no le hace sombra a Facebook o a Whatsapp. Ante estas nuevas dinámicas que predominan en la vida de los adolescentes, jóvenes y también adultos, es que los delincuentes tuvieron que migrar sus conductas y adaptarlas a las redes.

Es así como en la región han proliferado los delitos que se comienzan perpetrar por Facebook donde los criminales cibernéticos apuestan a maniobras de estafa, secuestros virtuales y a la seducción de adolescentes. Pero también en este espacio virtual los delincuentes exponen su vida privada, posan con armas haciéndose los “pesados” y hasta vierten amenazas de muerte.

El crimen de Karen Guayquineo, a quien le habían amenazado a toda la familia por Facebook, se materializó el 8 de agosto. El caso nos obliga a interpelarnos y también a pedir a las autoridades una respuesta ya no sólo por lo que pasa en la calle, sino también para que aborden lo que sucede en el espacio virtual porque termina influyendo sobre la realidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído