¿Decide la ciudadanía?

La derogación o no de la ordenanza de emergencia económica de Plottier generó un movimiento en la ciudad que no descansó ni en épocas de fiestas ni en vacaciones.

Que más de 6600 vecinos se hayan acercado al Concejo Deliberante, durante las escasas dos horas por la mañana y dos horas por la tarde que estuvo abierto, por lo menos habla de una conciencia social que no se ve todos los días.

Fueron cientos de personas enojadas por los aumentos en las tasas. Incrementos además que no están claros, ya que a algunos les subieron un 40%, pero a otros hasta más del 100%.

Que les tocaran el bolsillo fue sin dudas un catalizador para la mayoría de los vecinos, pero en este caso no fue lo único. El enojo lo produjeron también los superpoderes que se le atribuyeron al intendente, Andrés Peressini, quien puede, por ejemplo, decidir compras o tercerizar servicios de manera directa. Y con las firmas parece que no alcanza. Ahora está en discusión la misma Carta Orgánica ya que hay dos acepciones sobre el artículo que creó la iniciativa popular.

Por un lado, el intendente y su equipo entienden que para derogar la ordenanza es necesario contar con los 2/3 del cuerpo, y que ese porcentaje equivale a 8 de los 11 concejales. Además, él sigue defendiendo la ordenanza y asegura que es muy beneficiosa para la ciudad ya que, entre otras decisiones, le permite tercerizar la recolección de residuos, reclamo de muchos vecinos. Y confirma que todo es una maniobra de los que perdieron las elecciones en su contra. Pero en la vereda de enfrente aseguran que con una simple mayoría alcanzará para derogarla y que lo que se está defendiendo no es sólo el aumento de las tasas, sino la democracia al devolverle la autonomía al Concejo Deliberante.

Seguramente esta nueva disputa pasará a resolución de la Justicia, con el típico peligro de que una vez más ese importante movimiento de la sociedad quede en la nada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído