Dos médicas serán juzgadas por la muerte de la pequeña Luzmila

Están acusadas de homicidio culposo por mala praxis y podrían recibir hasta cinco años de prisión efectiva. La muerte de la niña de cuatro años se produjo en agosto del 2016.

Desde el próximo lunes, dos médicas de Aluminé serán juzgadas por la muerte de Luzmila, la pequeña de 4 años que murió en el hospital local. Están acusadas de homicidio culposo por mala praxis y podrían recibir hasta cinco años de prisión efectiva.

Finalmente, a casi dos años de la muerte de su hija, Cecilia Figueroa celebra que las dos médicas lleguen a juicio. El proceso se realizará en Zapala desde el lunes hasta el miércoles inclusive, donde la fiscalía y la querella buscarán que las médicas sean declaradas culpables por el fallecimiento de Luzmila; mientras que la defensa insistirá en su inocencia.

Luzmila tenía cuatro años y medio. Estaba llena de ilusiones y quería ser doctora para cuidar a su mamá.
Luzmila tenía cuatro años y medio. Estaba llena de ilusiones y quería ser doctora para cuidar a su mamá.
Luzmila tenía cuatro años y medio. Estaba llena de ilusiones y quería ser doctora para cuidar a su mamá.

Fue necesario pasar por dos tribunales de impugnación para que la causa de un giro y las profesionales de la salud sean acusadas por lo ocurrido la madrugada del 19 de agosto de 2016, cuando Luzmila murió tras sufrir un paro cardíaco.

Cecilia nunca creyó en lo que decían los médicos: “Mamá, ya no hay nada más para hacer”. Ella siempre sostuvo que fue por culpa de la mala atención de los médicos, que no supieron diagnosticarla ni quisieron internarla, que el cuadro de Luzmila empeoró y le causó su muerte.

Tres días de angustia

La madrugada del 19 de agosto de 2016, Luzmila murió en el hospital de Aluminé tras sufrir un paro cardíaco. Pero todo comenzó dos días antes, cuando la pequeña levantó fiebre. Su mamá la llevó a la guardia del hospital, donde le dijeron que tenía un cuadro gripal, le recetaron dipirona y la mandaron a la casa.

Al día siguiente seguía con fiebre y se le sumaron tos y dolores en el pecho y la espalda. Volvieron al hospital y la respuesta fue casi idéntica. “Mañana va a estar todo bien, no te preocupes”, le había afirmado esa tarde la médica y le recetó amoxicilina 500. Pero la madrugada del viernes 19 todo empeoró. Luzmila tenía mucha fiebre, deliraba y decía cosas tan rápido que no podía respirar. Cecilia llamó al hospital y pidió una ambulancia. Llegó a los 20 minutos, cuando Luzmila era reanimada por su padre porque había entrado en paro cardíaco.

“Mamá, ya no hay nada más para hacer”, le habían dicho los profesionales del hospital tras intentar reanimar a la pequeña.

LEÉ MÁS

Acusaron a dos médicas por la muerte de Luzmila

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído