El ansiado sueño de vivir de lo que se produce

Un grupo de productores elaboran una variedad de alimentos que buscan colocar al alcance de todos.

Andrea De Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- No es fácil ser un pequeño emprendedor local cuando las exigencias para salir al mercado son tantas que el presupuesto no alcanza para cubrir todos los gastos. Las opciones se reducen y muchas veces las ideas quedan en el olvido cuando vender lo que se produce no es tan fácil como se pensaba.

En el oeste neuquino, sobre la calle Reconquista, un pequeño local municipal se convirtió en un espacio que solucionó muchos de estos inconvenientes. Una huerta, un invernadero, dos salones ("el sucio" y "el limpio", como ellos lo llaman) y un espacio para el acopio de la producción es todo lo suficiente para que cada producto tenga la calidad óptima y exigida con la finalidad de venderla en cualquier local comercial de la ciudad.

Son siete empleados los que están a cargo y por el momento 11 productores. Pero hay lugar para más. Cervezas, conservas, dulces, panificación, puré de frutas para bebés, mermeladas, arepas y jugos son algunas de las cosas que se elaboran.

Érica es una de las tantas emprendedoras. Mexicana pero con nueve años en el país, llegó a la ciudad hace poco tiempo y en apenas unos meses se sumó al salón del barrio San Lorenzo. Trae frutas finas de una chacra que tiene con su familia en El Hoyo, Chubut, y su objetivo es vender dulces, mermeladas y galletitas naturales. No usa azúcar y está experimentando con snacks de pulpas de frutas.

"No es fácil empezar porque en casa no tenemos una sala de elaboración. Es muy complicado llegar a esto. Vinimos un día a visitar y tienen todas las pilas del mundo para los productores que empezamos. Hay muchas ideas", contó Erica, quien aún no vive de lo que produce, pero sueña con llegar a tener su propia sala.

Los productores llegan a la hora pautada de antemano. Ingresan por la sala "sucia", donde deben lavarse las manos con dos jabones distintos y vestirse con la ropa reglamentaria. En ese espacio preparan los alimentos, los pesan, los lavan y los pelan.

Saben que deben cumplir con cada paso. Las reglas se respetan. Celinda los espera del otro lado con todo en condiciones. Ella es la encargada de desinfectar cada una de las herramientas y elementos. Ahí sí inicia la segunda etapa de la producción, en la que los alimentos toman su forma y terminan con el proceso.

Paola Fuentes es la administrativa y encargada de verificar que todos cumplan con los pasos exigidos. La acompaña Valeria, la bromatóloga que capacita y aporta ideas. "Este año creamos 31 productos nuevos, por ejemplo una mermelada de batata y naranja o un té de hojas de yacón, que es una papa peruana que crece en las altas cumbres y un productor local logró generarlas acá", contó Paola.

Sólo pagan 30 pesos el día que usan la sala y los exámenes bromatológicos son gratuitos. "Son tres exámenes por producto, si tienen que hacerlo en forma privada cada uno les saldría mil pesos", resumió Paola.

El proceso también debe cumplir con las normas para etiquetar. Carlos Bramati llega temprano con sus etiquetas y Paola les pone el sello correspondiente debajo a las botellas de 330 milímetros que esperaban en el local. "Acá todo se hace como ella dice", bromea ante la mirada exigente de Paola.
Hace un tiempo, Carlos trabajaba en un comercio y hacía cerveza para consumo personal y sus amigos. "Un día miré para todos lados a ver qué quería hacer y estaba enganchado con esto. No podía ponerme una planta como esta y por mi papá que es empleado municipal llegué acá. Ahora le vendo a tres bares en Neuquén y a uno en Villa Pehuenia", describió.

Las historias se repiten. Llegan buscando una mano para progresar con las ideas que los movilizan. La sala no sólo se transforma en la herramienta para concretar proyectos, sino en el primer paso para lograr los propios espacios de elaboración de alimentos y también la independencia económica.

En el año se elaboraron:

861 unidades entre dulces y conservas

168 unidades de productos derivados del yacón

681 litros de cerveza 374 unidades de panificados

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído