El arte de mirar para otro lado

Debe ser una de las pocas veces en que el sector privado no sale a disputarle mercado al Estado.

Debe ser una de las pocas veces en que el sector privado no sale a disputarle mercado al Estado. En Educación, los colegios privados crecieron en forma exponencial, cubriendo las deficiencias de un sistema que desde lo oficial no cumple por diversos motivos con las expectativas de los padres.

Pero no es este el caso para los chicos de 4 años. La Ley 27.045 de diciembre de 2014 modificó la ley de educación inicial y estableció en su artículo primero la obligatoriedad de la educación inicial para niños y niñas de cuatro años en el sistema educativo nacional. Algunos establecimientos privados de la provincia optaron por adecuarse a los parámetros en cuanto a horarios y condiciones áulicas que les marcó el Consejo Provincial de Educación para el preescolar. Muchos otros eligieron por retirarse del mercado y eliminar las aulas de 4 años de su oferta educativa. Es decir, cuentan con salitas maternales de 3 años como guarderías y con salas de cinco años en algunos colegios privados. En el medio, un vacío que el Estado tiene que cubrir porque es su obligación.

En febrero se podrá ver el aluvión de padres caminando colegios en busca de un banco para sus hijos.

En febrero se podrá ver el aluvión de padres recorriendo establecimientos buscando un banco para su hijo. Una imagen que no es novedosa para Neuquén que en estos últimos años vio crecer su población infantil en forma exponencial. Ahora, si para los privados es negocio incursionar en el ámbito de la educación, ¿por qué el Estado no obliga al sector privado a que inviertan para cubrir todo el espectro curricular? Los colegios privados crecen y hacen recordar esa frase de Raúl Alfonsín cuando en 1987 dijo en Chos Malal: "A vos no te va tan mal, gordito". Tal vez, sea hora de que el Estado les exija más a quienes comercian en base a un derecho.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído