El barril criollo y las tensiones

El gobernador Omar Gutiérrez y el secretario general del gremio petrolero, Guillermo Pereyra, estarán hoy en Buenos Aires para ensayar una defensa. Se trata de un tema crucial para la economía neuquina: el precio sostén del petróleo o barril criollo. El presidente Mauricio Macri ya lo había deslizado meses atrás. Nación, casi desde el vamos, busca un valor más en sintonía con el precio internacional. En parte, porque eso atenuaría la suba de las naftas. El precio “criollo” del crudo es de u$s 67,50. A nivel internacional, por una mayor disponibilidad de crudo y por factores geopolíticos, bajó a u$s 45. En Argentina, la diferencia entre ambos valores la subsidia el Estado. Son unos 22 dólares adicionales y la idea es que funcione como un estímulo. Las operadoras, plantea ese plan ideal, traerían dólares al país porque acá se les paga más por cada barril producido.

La quita del precio sostén del petróleo preocupa al gobierno provincial. Si sucede, bajarían las regalías.

En los hechos no está funcionando del todo, porque entre otras cosas, a las empresas invertir en Vaca Muerta les cierra con un barril a 100 dólares. La quita del precio sostén impondría una dificultad adicional a Neuquén: por un lado, menos regalías, ya que el valor subsidiado también computa para los ingresos que percibe la provincia. Esto, en un contexto en el que el gobierno provincial acaba de anunciar que colocará letras para poder financiar su deuda. Al mismo tiempo, hay unos 20.000 empleados petroleros que están atentos por la caída de la actividad. Acaban de cerrar una paritaria que no los dejó del todo conformes, muchos de ellos se tuvieron que quedar en sus casas por el preventivo de crisis acordado entre el Gobierno, las empresas y los sindicatos petroleros. Y esperan que no se profundice la zona de riesgos en la que están sus empleos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído