El EPEN impulsa una red de energía limpia en Centenario

Un proyecto del EPEN quiere que el 40% de la potencia en la ciudad provenga de paneles solares.

Centenario.- Un proyecto piloto en energía solar pretende que, en unos años, el 40% de la potencia que produce la ciudad provenga de esa fuente. La iniciativa técnica será implementada por el EPEN en unos meses, pero recién se podrán ver resultados en tres años.

Se trata de la colocación de un sistema fotovoltaico en algunas instituciones y viviendas del Casco Viejo de la ciudad, precisamente en las estaciones subtransformadoras que dan potencia eléctrica a varios sectores.

El proyecto será financiado con un subsidio de $13.216.125, luego de un convenio entre la empresa eléctrica neuquina y la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. Por otra parte, el EPEN, la Universidad Nacional de San Martín y la empresa Aldar SA aportarán $3.304.031 como parte del proyecto.

"En Centenario ya estábamos con un proyecto inteligente de telemedición (medidores de luz digitales que serán comandados de forma remota) y ahora surgió esta posibilidad, que es una prueba piloto", dijo a LM Neuquén Francisco Zambón, gerente del EPEN.

12.000 usuarios tiene el EPEN en Centenario.

El año pasado se incorporó otro alimentador en los barrios que permitió minimizar los cortes de luz en el verano. La alta demanda eléctrica en estos años se debió al consumo domiciliario en nuevos barrios y el uso del aire acondicionado en época estival.


En instituciones

El objetivo del proyecto es incorporar a la red eléctrica unos 200 kilovoltios en total (representa el 40% de lo que genera la Estación Transformadora Centenario) pero a través de paneles de energía solar. El proyecto no reemplazará a la electricidad tradicional, sino que será alternativa.

En principio, lo paneles estarán ubicados en algunas viviendas y entidades públicas del Casco Viejo, para inyectar energía eléctrica a algunas viviendas. Sin embargo, el sistema constará de un inversor, para que en la noche se pueda usar el método tradicional.

La energía no se inyectará en viviendas particulares, sino en una subestación transformadora que inyectará electricidad a la red principal. Es decir que las viviendas no notarán para nada el cambio en el uso de los artefactos. El cambio tampoco tendrá un costo extra para los usuarios.

"La idea es hacer una experiencia técnica y ver qué ventajas tiene y cómo se comporta la línea eléctrica, para que en un futuro podamos utilizar estas energías limpias", concluyó Zambón.


Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído