El tironeo tiene otro capítulo

Omar Gutiérrez y Horacio Quiroga tienen por delante dos días más veloces que lo habitual. Cada uno a su manera suele transitar los andariveles de la gestión con una marcha más que el promedio de sus pares. Pero por estas horas reciben el influjo de una visita y la cuota de nerviosismo que esa llegada les imprime a sus respectivos entornos. Mauricio Macri, de no mediar imprevistos, estará mañana en Neuquén. Se dice que para una suerte de recorrido de las obras que financia Nación en la capital. Localmente, la visita no quedará exenta del impregnante aroma de las varias campañas en curso. Mientras el Presidente se juega en el 2017 una final de todo o nada en el Congreso de la Nación, en la ciudad comienzan a moverse las primeras fichas en la sucesión por la intendencia. El arribo de Macri también puede leerse en la clave de varias preguntas llegando desde el futuro. Una innegable, de rigor y casi fatal, es la de quién capitalizará por completo su respaldo el año que viene. Su presencia tiene un precedente cercano, repleto de buenas formas para las fotos: el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, posó con el intendente y el gobernador, en pleno oeste de la capital, como reafirmando un amistoso fulgor que se evapora a dos puntas. Fue una suerte de capítulo uno de esta disputa de votos que ya vienen protagonizando los dos neuquinos en la capital, luego de que el MPN comenzara a olfatear que puede recuperar el Municipio. Hay un trasfondo del que se habla menos. Y es la imposibilidad de ambos para acordar dos, acaso tres políticas que mejoren las grandes carencias que cruzan a miles de neuquinos. ¿Podrá la política recuperar más ese lugar para sí?

Macri viene mañana a la ciudad, y la Muni y la Provincia buscarán capitalizar políticamente su llegada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído