El clima en Neuquén

icon
13° Temp
58% Hum
La Mañana

Electrodomésticos disparan la demanda energética

Desde 2003 a 2011 el consumo creció un 54%, apuntalado por el sector residencial, el comercial y, en menor medida, el industrial. Creció la oferta pero no varió la matriz de generación. Una quinta parte de la potencia instalada en el país se encuentra en la región Comahue.

La demanda anual de energía en el país se incrementó en un 54% entre 2003 y 2011, según el último informe de la fundación privada Fundelec. Se trata de una señal del crecimiento económico, acompañado de una mejora cierta en la infraestructura, en un sistema que se encuentra casi al límite de sus capacidades y envuelto en un complejo esquema de subsidios que le cuesta millones de pesos al año al Estado.
El trabajo de Fundelec destaca el crecimiento del sistema en las últimas dos décadas, donde la cantidad de TeraWatts/hora creció un 142%. El plazo que se toma no es caprichoso: hace 20 años nacía el actual sistema eléctrico argentino luego de las privatizaciones.
Si, en cambio, se toma como parámetro la era kirchnerista, se observa que el incremento en la demanda de energía acompaña los vaivenes del PBI: sólo se registró una caída de consumo en 2009 (-1,3%), en plena crisis internacional que retrajo al producto bruto a los valores más bajos de la década (ver cuadro).


Demanda
Cuando la mirada se pone sobre los sectores de la demanda, se ve que la industria sigue a la cabeza, seguida por el sector residencial y el comercio. Sin embargo, fueron estos dos sectores los más dinámicos en la última década. Se destacó, según el estudio, el consumo domiciliario, apuntalado por el boom en el consumo que tuvo a los electrodomésticos como protagonistas excluyentes.
“En los primeros dos años de la década actual, se consolida una tendencia que se venía percibiendo el período 2006-2009: un retroceso de la participación en el sector industrial y un claro avance del sector residencial. En 2010 el sector industrial quedó primero, pero con sólo el 35,5% del total, mientras que el residencial requirió el 34,4% del total, el comercial utilizó el 18% y el resto se quedó con el 13,4%”, señala el estudio. 
“Idénticas cifras aunque con pequeñas variaciones se manejan provisoriamente para el año 2011. Con estos números, entonces, el sector industrial pierde terreno respecto de los otros dos que, además, terminan siendo decisivos en las subas del consumo que se verifican en días de temperatura extrema, en búsqueda de un mayor confort climático, influenciado por la abrupta incorporación de acondicionadores de aire”, asegura el trabajo de Fundelec. 
Más allá de la demanda de electrodomésticos, son interesantes las tendencias culturales de consumo en Argentina. Según el estudio de la fundación, “muchos de estos electrodomésticos no sólo reemplazan a los anteriores sino que se suman. Es decir, en los hogares, el nuevo TV de LCD no implica, necesariamente, el descarte del otro TV de tecnología de rayos catódicos, pues esta “vieja TV”, en la mayoría de los casos, terminó ocupando otro ambiente de la casa, siendo también usada. Algo similar ocurrió, en muchos casos, con las heladeras o las computadoras. A esto se debe adicionar la carga de batería de notebooks, celulares o MP3 que, si bien demandan poca carga eléctrica, en el uso reiterado y constante, finalmente suman a la demanda”.


Oferta
Del lado de la oferta, si bien se observa un aumento de la capacidad instalada en la era K, no se ve una variación en los tipos de generación.
“Según datos de fines de 2011, la capacidad del parque de generación se ubica en los 29.443 MW, con una estimación oficial de respuesta efectiva a una posible demanda de 22.000 MW. La mayor capacidad de producción la concentra la generación térmica, con 17.390 MW, de los cuales la mitad son máquinas de Ciclo Combinado (8.723 MW), 4.445 son de Turbo Vapor, 3.427 MW de Turbo Gas y 794 MW de obsoletas máquinas Diesel. En tanto, 11.038 MW son hidroeléctricos, y 1.005 MW son nucleares”, remarca el estudio.
Se trata de estructuras similares en términos porcentuales a las de una década atrás, con una alta dependencia de fuentes como el gas.
De la potencia instalada a nivel nacional, la región Comahue representa alrededor del 20%. Como la energía hidroeléctrica tiene vaivenes, la participación en la generación de la zona es variable. Aún así, no se considera en esta estadística el aporte de gas que se hace desde Neuquén a las centrales térmicas de otras provincias.

Lo más leído