Hacen la ley, hacen la trampa

El mundo está patas para arriba. Hace rato que el “Reino del revés” que inventó María Elena Walsh y cantábamos desde muy pequeños parece ser bastante más real de lo que creíamos. En estos tiempos raros, resulta que los jueces no sólo imparten una justicia que sólo ellos entienden, sino que rompen las leyes que deben custodiar y ni cargo se hacen.

La indignación de Leandro Córdoba, el muchacho que terminó en un desagüe junto a su novia el sábado por la tarde masticando bronca y agua, se multiplicó rápidamente cuando LM Neuquén dio la noticia del accidente en el que el juez de Garantías Marcelo Muñoz se fugó y no se hizo el test de alcoholemia. Si así respetan la ley los magistrados, qué queda para el resto.

Las preguntas son muchas. Y las respuestas preocupan. ¿Cómo pueden confiar en la Justicia las víctimas de un accidente si el que manejaba el otro auto es alguien que debe custodiarla y se la lleva puesta? ¿Cómo sabremos en qué condiciones conducía si no le hicieron el test de alcoholemia que se impone en estos casos? ¿Para qué sirve la tolerancia cero si en un choque en el que un auto termina en un canal no se cumple una rutina tan sencilla como hacer soplar una pipeta a uno de los involucrados y se pierde un dato clave para saber qué ocurrió?

Hoy, bien tempranito, se darán a conocer los números de los controles del fin de semana. Será una estadística más, de la que pocos tomarán nota. Como se analiza en la página 6 de esta misma edición, el consumo de alcohol no baja pese a la amenaza de castigos más severos. No aprendemos a cuidarnos, ni a cuidar al otro. Y será mucho más difícil lograrlo si los que “hacen” la ley hacen la trampa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído