Juicios sin marcha atrás

El intento de exigir impunidad a los condenados y procesados por delitos de lesa humanidad de la dictadura en un editorial del diario La Nación cosechó tempestades. El matutino fundado por Mitre no perdió el tiempo: a sólo un día del triunfo de Mauricio Macri desempolvó la teoría de los dos demonios, que no sólo promovió el inmediato repudio de organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, sino también la de los propios periodistas del diario, que se distanciaron del texto titulado "No más venganza".

Entre otras falsedades, el artículo equiparaba los delitos cometidos durante la dictadura militar (secuestros, torturas, desapariciones, asesinatos, cuerpos arrojados al río, apropiación de bebés, etc.) con delitos comunes.

Las políticas de verdad, memoria y justicia no son logros de un solo gobierno, sino de toda una nación.

Las políticas de verdad, memoria y justicia no deben entenderse como logros de un gobierno, sino como políticas de Estado. Estas políticas requieren el compromiso de diversas estructuras del Estado. Y en este sentido sería propicio que el presidente electo, más allá de afirmar que los juicios a represores seguirán y que dejará a la Justicia actuar independientemente, explique de qué manera garantizará este proceso. Lo cual daría cierto alivio a familiares, sobrevivientes y testigos que participan de los juicios con sus testimonios. Porque son pilares fundamentales dentro del proceso de construcción de la verdad histórica. Que muchos de los imputados presenten edad avanzada o hayan muerto condenados o estén aún bajo proceso judicial, no se puede vincular con una cultura de la venganza, como señala el diario: durante un largo tiempo fue imposible avanzar en los enjuiciamientos a causa de las leyes de impunidad. Esa es la verdad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído