La Confluencia de la gente

Pese a sus jóvenes cuatro ediciones, la Fiesta de la Confluencia ya se instaló en la agenda de los neuquinos y neuquinas. Y eso se vio reflejado durante las tres jornadas que convocaron en total a más de 200 mil personas en el predio del Paseo de la Costa. La imagen de familias enteras y de grupos de jóvenes -y no tanto- con reposeras y heladeritas fue la postal que se repitió en los tres días que duraron los festejos. El calor que acompañó la cuarta edición no fue un impedimento para los curiosos que se acercaron a pasear y a disfrutar por las cuatros hectáreas a orillas del río Limay. Tampoco las largas filas en los diversos puestos gastronómicos que ofrecían comidas para todos los gustos y precios. A la hora de la salida, la paciencia estuvo ausente para quienes buscaban volver al hogar de la manera más rápida, y no tuvieron en cuenta el aluvión de asistentes entre las calles linderas al predio. Si concurrimos a este tipo de eventos, debemos entender su dinámica y atenernos a sus reglas, pese al operativo de tránsito que intenta organizar la circulación. En esta ocasión, el predio se distribuyó de manera diferente a las otras tres ediciones y la cantidad de gente que pasó por allí, cada vez más importante, desnudó que ese espacio quedó chico. Esa situación también se pudo sentir en el sonido, ya que al alejarse de la zona del escenario mayor no se podía disfrutar del espectáculo, como ocurre con otras fiestas populares de la región. Para que el Limay siga siendo una fiesta, y pensando en el éxito creciente año a año de este evento, deberá pensarse en cómo hacer para que muchas más personas puedan deleitarse con los espectáculos gratuitos desde otros puntos cercanos al río, aprovechando los nuevos espacios ribereños.

La imagen de familias enteras y grupos de jóvenes con reposeras y heladeritas fue la postal de los 3 días.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Lo Más Leído