La frazada sigue corta

Los porrazos del gobierno nacional en materia energética dejaron heridas (demasiadas) para tan poco tiempo de gestión.

Los porrazos del gobierno nacional en materia energética dejaron heridas (demasiadas) para tan poco tiempo de gestión.

Puso en evidencia que no tenía claro cómo afrontar la herencia kirchnerista y cuando pretendió empezar a corregir las distorsiones se fue al otro extremo, con tarifazos sin anestesia, fallos judiciales adversos y un desgaste político anticipado que pudo ser mayor si no coincidía con el peor momento interno del peronismo.

El Gobierno tiene el ojo puesto en el inminente fallo de la Corte sobre el tarifazo del gas y la electricidad.

El acuerdo para mantener el precio de los combustibles hasta octubre parecería ser una señal de que, para empezar a pensar e el mediano y largo plazo, primero hace falta no dar pasos en falso en medidas inmediatas.

Pero la frazada es corta. Si bien el congelamiento del precio de la nafta -bajando el precio sostén del petróleo- puede desacelerar la inflación, su impacto en las regalías de las provincias productoras como Neuquén se sentirá de inmediato con un menor ingreso de recursos.

En línea con la necesidad de evitar seguir abriendo frentes con el tarifazo, el Gobierno buscó el acercamiento al grupo de ex titulares de la cartera energética de los últimos gobiernos (radicales y peronistas no kirchneristas) para tener su opinión en un tema sensible y a la vez buscar consensos en un área tan delicada.

El martes el ministro de Energía Juan José Aranguren irá a la Cámara de Diputados a hacer catarsis y explicar lo que dejó la gestión cristinista. Pero el ojo del Gobierno está puesto en la Corte y su inminente pronunciamiento sobre el tarifazo del gas y la luz, vitales para afrontar el último tramo de gestión antes de las elecciones legislativas del año próximo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído