La increíble batalla virtual

En 2005 sonaba extraño cuando algunos especialistas en marketing político hablaban de las bondades de Barack Obama y su apuesta por usar las nuevas tecnologías para relacionarse con el electorado y llegar a la presidencia. Hoy, diez años después, Fernando Burlando desliza que contrató gente para que le haga una campaña y evitar ser eliminado del "Bailando".

Por ahora, en las redes sociales parece liderar Macri sobre Scioli. Habrá que ver quién cosecha eso en las urnas.

El domingo podrán votar 32 millones de personas y, sólo en Facebook, hay 24 millones de usuarios y la mitad habla diariamente de las próximas elecciones. Twitter pelea bastante más lejos, con una última cifra oficial de 4,7 millones de usuarios activos en el país. Sólo el hashtag (tópico) oficial del debate presidencial obtuvo dos millones de menciones y las encuestas vía red social obtuvieron miles de votos.
Con virtudes y defectos, las dotes prestidigitadoras de las redes sociales nos convencen de que si algo no está publicado en ellas es porque, definitivamente, no existió. Mientras hay quien basa sus estrategias en un cartelito pegado a un poste de luz, otros crean equipos que las diseñan y desarrollan para las redes. No es caprichoso. El teléfono ya ni se acerca a la oreja, está pegado a la mano como centro de entretenimiento. Allí disfrutamos de nuestra existencia. En definitiva, desde allí todo se convierte en importante, en noticia. Los memes tienen más espacio que el debate educativo y los resultados de encuestas superan la discusión económica. Con una frontera extinguida entre lo real y lo virtual, lo que pasa en las redes puede trasladarse a la calle. En ese espacio se juegan las campañas. Alguna más que otra. Por ahora, en lo virtual parece liderar Macri por sobre Scioli. Como en El origen, sólo basta sembrar en las redes para, quizás, cosecharlo en las urnas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído