El clima en Neuquén

icon
Temp
87% Hum
La Mañana

La maldición de los Juegos Olímpicos

En medio de fuertes recortes, el Reino Unido invertirá 14.400 millones de dólares en el evento. Italia tuvo que renunciar a su candidatura por la debacle y Grecia quedó fuertemente endeudada tras la celebración en Atenas 2004.

Los Juegos Olímpicos arrancaron a toda fiesta el viernes en Londres, en medio de una de las crisis más importantes de la historia de Europa, que ya abrió el debate sobre los fondos que el gobierno británico terminará destinando a la fiesta deportiva.
El presupuesto total para el evento es de 14.400 millones de dólares, una cantidad cuatro veces superior al proyecto de candidatura. Cuando los Juegos fueron atribuidos a Londres en 2005, la crisis financiera internacional no había estallado todavía y pocos podían prever que conseguir la sede fuera un regalo envenenado, como admitió incluso en 2008 Tessa Jowell, encargada de la preparación olímpica en el anterior gobierno británico, el del laborista Gordon Brown.
"Sabiendo lo que sabemos hoy (sobre la situación económica), seguramente no nos hubiéramos presentado como candidatos", llegó a reconocer públicamente.
Esas palabras desataron una fuerte polémica en la que los responsables del Comité de Organización local y el Comité Olímpico Internacional (COI) mediaron para garantizar que los Juegos iban a ser exitosos y que no se iban a descuidar las inversiones. Desde el COI se destacó que los Juegos pueden ser un negocio y no un gasto, destacando el aumento de los ingresos por derechos de retransmisión y el aporte de los grandes patrocinadores, así como la comercialización de productos.
Aunque el Reino Unido no sea el país más jaqueado por la crisis, sí tuvo que hacer recortes de presupuesto.


El ejemplo italiano
Sin embargo, Italia, más castigado, tomó una medida al poco de la llegada al poder de Mario Monti: renunciar a la candidatura de Roma para los Juegos Olímpicos de 2020. ¿Debe un país en crisis renunciar al sueño olímpico? España ha mantenido el apoyo al proyecto de Madrid para 2020, aunque las voces críticas no han tardado en dejarse notar, destacando el gran déficit público de la capital en los últimos años.
En 2011, el COI incluso admitió que los Juegos pueden ser motivo de un fuerte endeudamiento, poniendo de ejemplo el caso de Grecia con la cita de Atenas 2004. Alrededor de dos o tres puntos de la deuda griega obedencen a aquel evento.
Millones de espectadores en todo el mundo disfrutarán de estos juegos. Son los mismos que pagarán, directa o indirectamente, su costo.
 

Lo más leído