La mitad del fallo vacío

La Corte Suprema de Justicia de la Nación fijó su postura: para el caso de los usuarios residenciales, el 25% de los consumidores, el monto del incremento es poco menos que exorbitante. No lo dice así. Sí dice que la suba en ciernes podría ser “confiscatoria” del salario. Y también dice otra cosa, sustancial, sobre aquello que el gobierno nacional salió a reconocer con el pronunciamiento estallando en las primeras planas: debieron hacerse audiencias públicas antes de subir la tarifa. Fue un fallo duro para el Gobierno, pero con un par de puertas abiertas. (¿Podría haber sido diferente?). Por un lado, la audiencia pública no definirá el tenor del aumento. Es un proceso no vinculante. Si Macri quiere subir el gas luego de hacerlas, finalmente lo hará. Su límite será el costo político que, como siempre, dependerá del contexto. Al mismo tiempo, los ministros de la Corte nada dijeron de uno de los motores de la economía. Las miles de pequeñas empresas que deberán pagar el gas aumentado, ya que la órbita de la decisión judicial no los contiene. Neuquén vuelve a ser una suerte de avanzada. Un pedido de dos diputados y empresarios en la Justicia busca incluirlos. Los datos nacionales indican que sólo el 25% del consumo proviene de hogares. Es decir, el gas más barato lo pagará el menor segmento del consumo. El resto es la demanda de grandes y pequeñas fábricas, comercios y todo el andamiaje productivo e industrial del país. Hacia adelante, es válido tener una preocupación: ¿Cómo harán las pymes para mantener el nivel de empleo? Ya soportan una caída del consumo de la que las ofertas y rebajas en el comercio son una muestra en tiempo real. Los trabajos de miles de personas dependen de la suerte de cada una de estas empresas.

Las empresas tienen que pagar el gas con la suba. Las pymes son cruciales para sostener los niveles de empleo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído