La política en el cesto de basura

La basura se mete en la política. No sólo es un tema de gestión, sino de quién suma capital simbólico y lleva agua para su molino. Se desprende de las diferencias que hay entre el intendente de la ciudad, Horacio “Pechi” Quiroga, y el gobernador Omar Gutiérrez por la construcción de una planta recicladora. El Municipio está construyendo una en la meseta y promete terminarla este año. La Provincia, a su vez, avanzó con la reserva de 58 hectáreas en Centenario para hacer lo mismo con el proyecto GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), una iniciativa de ADI-NQN que viene desde hace más de 25 años. Los concejales del MPN señalan que Pechi se cortó solo y que avanzó en su propio GIRSU, sin el consenso con el gobierno provincial. A su vez, el intendente capitalino fue más crudo. Dijo que el organismo viene hace tiempo buscando líneas de financiamiento y que gastó “mucha guita” en consultorías, sin haber logrado algo concreto. Reveló que en la reunión que tuvo con Gutiérrez, este “se dio cuenta” de que estaba mal informado. Algo bastante raro, ya que la construcción de esta planta ya fue difundida (con interés no) por casi todos los medios de comunicación.

Pechi y Gutiérrez tienen que ponerse de acuerdo para no construir dos plantas de tratamiento de residuos.

Neuquén genera casi 70% de los residuos de la Confluencia. Si prospera el proyecto provincial, habrá dos plantas de tratamiento: una para procesar residuos de los habitantes capitalinos y otra, tal vez, que haga lo mismo con el resto de los municipios. Pero hay una cuestión de costos. Llevar basura y procesarla no es gratis. Menos con dos plantas. La lógica indica que Gutiérrez y Quiroga deben ponerse de acuerdo. No sólo en sacar cuentas, sino también en que nadie hiera la autoestima política del otro y se desate así una guerra inútil.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído