La vida después de la política

No es noticia que a la mayoría de las personas le importa mucho más lo que pasa por televisión que la política de su ciudad, provincia o nación. Así lo demuestra la notoriedad que logró ayer la ex concejal Valeria Neculqueo, luego de su participación en C5N.

Si bien ocupó durante cuatro años una banca en el Concejo Deliberante de Neuquén, en esos días no generó tanto interés como en ese puñado de minutos en los que cautivó gracias a su intervención en un programa de televisión nacional.

Pero poner en tela de juicio las elecciones personales no es más que una intromisión en la vida de otra persona. Cambiar de profesión, sumar otra o dar un brusco volantazo son opciones que todos tenemos a la mano aunque no las tomemos.

Que la ex concejal quiera hoy ser modelo o panelista es una decisión en la que no deberíamos meternos.

Que la ex concejal quiera hoy ser modelo o panelista en algún programa televisivo es una decisión en la que no deberíamos meternos. Mientras duró su mandato como concejal, ella se dedicó a su trabajo y sólo por eso debería dar explicaciones. Consiguió que se apruebe la ordenanza de techos verdes que permitirá tener nuevos pulmones en la ciudad, una técnica ecológica que busca conservar el calor en las viviendas, por lo que ahorra energía. También trabajó en proyectos para crear centros culturales y deportivos, entre otras cosas. Y recién cuando se alejó de su intervención política como representante de los vecinos empezó a estudiar modelaje, profesión que, según dijo, le gustaba desde muy joven, pero que postergó para estudiar abogacía. Opinar sobre decisiones personales de la vida privada de las personas es mucho más fácil, a veces, que tratar de sumar o aportar para -por ejemplo- la construcción de mejoras para la ciudad en la que vivimos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído