Las dos puertas que dan a Macri

Ya es un hecho. Los intendentes neuquinos no tendrán más la "línea directa" con el gobierno nacional. Por lo menos no ahora y en este esquema. El método que se cultivó durante años en el kirchnerismo sirvió para que los municipios recibieran onerosos fondos para obra pública. Hasta ahora, el único que tiene una puerta abierta en forma exclusiva es el intendente capitalino, Horacio "Pechi" Quiroga. Es él quien hoy se regocija de ser bendecido con plata, cuando durante años padeció el ninguneo de Nación. "Nunca me atendió ni el cafetero", solía decir, para describir un poco su situación. Pero el problema son los demás municipios. No sólo los que encabeza el MPN, sino aquellos donde gobierna el FpV, como Centenario o Zapala. Es que, cortados los contactos con Macri, ahora dicen que será el mismo Omar Gutiérrez el que hará los nexos para recomponer el flujo de fondos y proyectos por obra pública; por ejemplo, las deudas del plan Más Cerca. Es que hay obras que se terminaron y otras que están en pausa porque las empresas no pudieron cobran un peso. También hay algunas en la mira de la oposición, por auditorías. Gutiérrez, sin quererlo (¿o sí?), se convertirá en el armador oficial de los intendentes que quedaron en ese doloroso limbo de no tener padrinos. Seguramente, nada será gratis y es posible que haya alguna devolución política por tamaña gentileza. El gobernador quiere primero que Nación eleve el precio del gas. Lo necesita si quiere recibir más dinero por regalías y respirar tranquilo algunos meses. Por ahora, los intendentes K no saben qué música bailar: si la del MPN con sus contradicciones, la de Pechi y su ultramacrismo, o la de esperar y hacer una peligrosa plancha y rezar por no hundirse.

Cortados los vínculos con Nación, los intendentes del FpV se tienen que agarrar de Gutiérrez o de Quiroga.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído