Las palabras no llenan el chango

No hace falta leer los diarios para descubrir una realidad que golpea a la gente. Nadie es capaz de decirte cuánto te duele ese topetazo porque lo sentís en tu propio bolsillo cada vez que vas al supermercado. Es ahí, frente a la caja, donde descubrís el diagnóstico como si fueras una eminencia: la plata ya no vale lo mismo y el poder de compra de tu sueldo se diluye ante la disparada de precios.
Las paritarias asoman en un contexto complejo en todos los niveles. En medio de un clima de tensión, el Gobierno de Mauricio Macri estimó una inflación de 25%, pero tuvo que aclarar que "las paritarias son libres". Lo hizo Marcos Peña al señalar que "hablar de pauta de inflación no es hablar de techo" en las negociaciones salariales. La mecha la encendió el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, al decir que el margen de discusión era de 20% a 25% y varios gremios salieron a cruzarlo.

La discusión paritaria será este año uno de los principales escollos para la gestión de los distintos gobiernos.

En Neuquén, y como antesala de la puja de estatales, el gremio liderado por Guillermo Pereyra aceptó una fuerte baja de los salarios de sus trabajadores en un acuerdo con las petroleras para evitar despidos masivos en un sector en crisis. El gobernador Omar Gutiérrez adelantó que el 15 de este mes habrá una primera reunión con ATE, ATEN y UPCN. Y si bien no hay pauta oficial de la suba que podría otorgar, los sindicatos ya anticiparon sus pretensiones. Los docentes irán a la mesa con reclamo de un 40 por ciento de aumento. El mismo número pretenden los judiciales.

Con un clima financiero complicado para la provincia -se pidió un crédito de 113 millones a fines del año pasado-, con el dato de inflación local 2015 de 24,9% y con el mal antecedente de los estatales metiéndose literalmente por la ventana a la Casa de Gobierno, el horno no está para bollos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído