Lo de Patronato abre la ilusión...

La inédita participación de Patronato de Paraná en Primera División, con decoroso debut frente a un grande como San Lorenzo incluido, abre lindos interrogantes por esta zona, y al mismo tiempo deja margen para la ilusión. En el corto y mediano plazo, se sabe, es utópico e imposible, pero al menos vale plantearse si algún día Neuquén tendrá un equipo en Primera.

Entre Ríos es una provincia con escasa tradición futbolera. ¿Cómo hizo para llegar tan alto? ¿Podrá la región imitarlo?, estas son algunas de las preguntas que surgen.

El equipo de una provincia con escasa tradición futbolera debutó en la A. ¿Se le dará a Neuquén algún día?

La sana envidia que generó ver a Patronato por la tele el sábado en la elite del fútbol no debe quedar en eso. Hay que ir más allá e indagar cuál fue la fórmula. Desde el modesto club entrerriano se encargaron de develar la receta: trabajo serio y largo (arrancó en el Argentino B y sufrió algunas frustraciones), un apoyo político que puede resultar polémico (Urribarri brindó el sostén) y un acompañamiento popular que sin llegar a los niveles de Santa Fe, Rosario o Tucumán siempre resultó de aceptable para arriba. ¿Se podrá imitar acá? Lo cierto es que la Patagonia jamás contó con un representante en la máxima categoría del fútbol argentino (Cipolletti y Deportivo Roca jugaron varios Nacionales, y Alianza de Cutral Co llegó a enfrentar a Boca en una Liguilla Pre-Libertadores). Ojo, Neuquén lejos está de ser la única provincia que nunca vivió esa hermosa experiencia. Tampoco tuvieron el privilegio Formosa, Catamarca, La Pampa, San Luis ni las del sur argentino, como se expresó anteriormente. Y otras plazas como Misiones o Salta disfrutaron de un paso fugaz. Soñar no cuesta nada, dicen. Una región de lujo merece algún día también ser de Primera...

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído