Macri trae sorpresitas

Las primeras declaraciones de Macri permiten inferir que al presidente electo no le está preocupando demasiado el fantasma de la gobernabilidad. Deberá muñequear mucho en el Senado para que prosperen sus iniciativas y buscar consensos en Diputados, pero su verdadera base de poder reside en la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal.

Libre de miedos, entonces, Macri ratificó ayer que va a eliminar el cepo y unificar el tipo de cambio, que su gobierno no va a interferir en la Justicia, que les pedirá la renuncia a la procuradora general Alejandra Gils Carbó y al presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, y que en esa lista de indeseables, aclaró, no figura Miguel Galuccio, el CEO de YPF.

El presidente electo aseguró que los juicios contra los represores de la última dictadura van a seguir.

La de Galuccio fue la primera sorpresa. Aunque había más, por ejemplo, que no tendrá un ministerio de Economía sino que serán seis reparticiones fragmentadas; que denunciará a Venezuela por antidemocrática y buscará acercarse a la Alianza del Pacífico para ampliar horizontes comerciales; que Brasil será nuestro socio privilegiado. También continuarán los juicios contra los represores de la última dictadura. Respecto del rol de la prensa, dijo que no hará nada salvo garantizar su libertad, algo obvio en un liberal. En este terreno, justo, habría otra joyita. Dicen en la intimidad del equipo que secunda al ingeniero que el nuevo presidente podría reducir en un 70 por ciento el presupuesto de la pauta oficial y distribuir el 30 restante en todos los medios, pero teniendo en cuenta el volumen de sus audiencias: el más leído, el más visto, el más escuchado, tal vez el más influyente, esos se llevarían más.
Como pasa en un país normal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído