Mañana será el debut de Gardelito en el escenario

Presentarán el primer robot que tiene info y modismos argentinos.

Aún no tiene la virtud de cantar y, de hacerlo, posiblemente sonaría un tanto latoso. Sin embargo, este hombrecito de chapa y conexiones electrónicas, que mide 58 cm de altura y es hijo de un software cognitivo IBM Watson, se llama Gardelito, el primer robot de estas características fabricado en Argentina. Cada día cantará mejor...

Según Agustín Casamayor, doctor en Ciencias de la Computación de IBM Argentina, “existe una demanda en el país de ir utilizando tecnologías desarrolladas con inteligencia cognitiva para ser aplicadas, desde lo complejo a la vida cotidiana. Es una oportunidad para que las personas puedan ver cómo esta tecnología ya está en uso”.

Puede ver, dar respuestas sencillas, resolver desafíos y establecer un diálogo fluido con un humano.

Y será justamente Casamayor quien mañana expondrá “Inteligencia Artificial, Computación Cognitiva y Robótica”, en el Centro Cultural de la Ciencia en lo que será la presentación oficial de Gardelito, quien puede interactuar, resolver desafíos y responder preguntas (tiene un almacenamiento independiente de datos que le permiten contrastarlos ante un estímulo conocido para generar una respuesta acorde). Pero más: Gardelito puede ver y dar respuestas sencillas porque procesa a partir de lo escuchado y como mapea el conocimiento denominado “speech to text”, puede ser capaz de establecer un diálogo fluido”.

El software fue elaborado íntegramente por IBM y en los laboratorios argentinos se “contextualizó” al humanoide con datos, información y modismos locales (por eso el nombre); una parte del hardware fue desarrollado por una empresa externa. Hace unos meses, Carlos Monti, experto en innovación tecnológica y automatización de IBM, detallaba que “la forma de aprendizaje de Gardelito es a través de imágenes. Le mostramos diferentes fotos de pelotas, les explicamos la diferencia técnica y, de esa forma, fue reconociendo para qué deporte sirve cada una”. Llevado a una comparación directa, este humanoide tiene la capacidad mental de un chico de 5 años y con la facilidad de aprender rápidamente.

“Este tipo de aplicaciones de inteligencia artificial tienen un potencial muy alto para ser usadas en la industria, sobre todo en el sector de servicios (hotelería, atención al cliente)”, sostiene David Levitán, investigador y docente de la Facultad de Ingeniería de la UBA. Y agrega que “el tipo de sistema usado, que es bastante reciente, tiene aplicaciones que, por ejemplo, permiten obtener información a partir de analizar millones de comentarios en redes sociales y eso tiene una importancia estratégica”.

Todo un puntapié inicial

“Comparado con las computadoras que jugaban al ajedrez hace 10 años, parece menos impresionante lograr que un robot hable con modismos argentinos. Pero la dificultad para una máquina es muy distinta”, comparó David Levitán, docente de Ingeniería de la UBA. Admitió que si bien lo que se fabricó en Argentina “fue sólo una parte final, porque el desarrollo ya estaba hecho”, no deja de ser importante que el país participe “de este tipo de trabajos y que se les dé difusión. Es muy probable que en las próximas décadas haya mucho más desarrollo nacional en esta área”, concluyó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído