"No creo que vuelva a vivir con un hombre"

Mónica Antonópulos. Explora nuevos sentimientos. Habla sobre su papel de mala en La leona, su vida de madre y los vaivenes de la relación con Mike Amigorena, ya terminada. A los 34 años dice que ya no le interesa el formato familiar tradicional.

Paula Bistagnino
Especial


Pasaron muchos años desde que saltó a la fama en aquella publicidad de cerveza en la que salía de un disfraz de caballo. Pero no tantos: aquello fue en 2005, cuando tenía 23 años. A los 20 ya había hecho Playboy y se había puesto lolas. Pero después se las sacó, y si bien su belleza sigue estando ahí y puede ser muy útil para sus papeles de protagonista de telenovelas e incluso para ser modelo de marcas, la vida de la chica nacida y criada en San Justo, hija de un carnicero y una cosmiatra, fue por el camino firme de la actuación y el año pasado –podría decirse- tuvo su pico con la llegada al espectáculo de Susana Giménez en la calle Corrientes, Piel de Judas. "Fue una experiencia increíble. Me encantó estar ahí y me divertí mucho. Susana es una diva pero no se esfuerza en lo más mínimo por serlo. Aprendí que las cosas te llegan porque tienen que llegar. Ella es genuina, y todo lo que tiene y lo que es se lo ganó naturalmente, siendo ella misma. Fue un gran aprendizaje", dice a los 34 años.

Sos la nueva mala, en lo de Susana y en la tele. ¿Te dicen cosas en la calle?
No, por Piel de Judas lo que me pasaba era que la gente me preguntaba por ella, lógicamente no les interesaba otra cosa. Y yo estaba chocha de contarles. Fue una experiencia preciosa y, con el tiempo, cada vez que veo algo de ella, experimento una enorme satisfacción por haber podido compartir esos meses de trabajo.
-¿Y la mala de La leona qué aprendizaje te dejó?
No sé si definiría a Julia como mala... Es una chica de una gran vulnerabilidad que creyó que por ser rubia, tener ojos claros y venir de una familia bien la vida le iba a resultar fácil. Y encima se encuentra de pronto compitiendo con María (Nancy Dupláa), esta mujer que es todo lo contrario a ella pero que tiene todo lo que quisiera tener: una familia, hijos, un "para qué".
-¿Cómo es eso en tu vida?
Al contrario de mi personaje, trabajo mucho para no esperar nada. Porque estar todo el tiempo esperando algo lleva inequívocamente a la insatisfacción. Esa es una enseñanza que me trajo mi hijo y que es un crecimiento personal. Lo único que espero es estar bien, sentirme en un estado de plenitud, tener salud y que la gente que me rodea esté bien también. Eso aplica a lo profesional: estar bien con lo que hago, pero no volverme loca. No pasa nada si algo sale mal; porque si no trabajo de esto, de ser actriz, haré cualquier otra cosa. No pasa por ahí.
¿Cómo te cambió la maternidad?
Supongo que a cada persona le debe pegar de un modo distinto, pero a mí me atravesó por todos lados. Me corrió por completo de mi eje... Y de hecho me separé, porque me llevó puesta. No me esperaba que pasara eso para nada. Uno piensa que ser madre es tener un hijo, formar la familia... Pero no. Es mucho más que eso: aparece otra persona en tu vida y no hay manera de que eso no te modifique todo.
¿Fue muy duro separarte poco tiempo después de convertirse en padres?
Yo vengo de una familia disfuncional, de padres separados que rehicieron sus vidas. Navidad, por ejemplo, la pasamos todos juntos, ensamblados... No fue fácil, pero tengo una muy buena relación con el padre de mi hijo y hacemos programas de familia. Creo que todo se fue modificando con el paso del tiempo... Ese príncipe que uno espera, que es como el ideal más viejo que puede haber, es de otro siglo. Y si te quedás esperando eso, uno se puede perder de disfrutar de otras cosas que están buenísimas.
¿Dejaste de encasillar las relaciones? Por ejemplo tu relación con Mike...
Con Mike tenemos una relación indefinible. Cuando una viene de una separación y tiene un hijo, hay como una maduración, todo es distinto. Con Mike hay mucho cariño y compartimos una manera de ver las cosas. Pero no estamos juntos.
¿Volverías a armar un plan familiar?
Hoy no me veo conviviendo con una persona, ¡no se cómo hacía antes! Pero eso me pasa ahora, quizás mañana cambie completamente.
¿Qué proyectos laborales tenés para este año?
Por ahora sólo pienso en disfrutar de las vacaciones. Hay algunas cosas dando vueltas, pero no me desespero. Estoy en calma, empecé a estudiar guión y a escribir. Tengo ganas de experimentar con otras cosas. A medida que pasan los años, cada vez tengo menos ganas de exponerme y la energía se aleja cada vez más de ahí para pasar a otros lados. Crecer y tener un hijo me dieron una tranquilidad y una seguridad que antes no tenía.

Rumores en danza

Los rumores de los últimos días, que ella aún no salió a confirmar, dicen que la actriz ya no oculta su romance con su compañero de elenco en La Leona: Marco Antonio Caponi. Incluso, según se publicó estos días, la pareja se escapó a Liverpool unos días. Además, en una reciente entrevista, la actriz habló abiertamente de sus preferencias sexuales y dijo que desde chica no tuvo prejuicios con la sexualidad y que no descarta una relación con una mujer: "No descarto tener una relación con una mujer. Las etiquetas de gay, no gay, lesbiana, bisexual, nos ordenaron, ayudaron para tener los derechos, para entender que hay gente que piensa y siente distinto. Ahora es momento de que nos enteremos que uno vibra por el otro, que hay un encuentro, una conexión, más allá de ser hombre o mujer", le dijo la actriz a Clarín.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído