"No creo que yo sea la Madre Teresa"

El juguetero del corazón grande . Francisco Gallo. Tres niños le robaron peluches. Él se sintió conmovido, les regaló los juguetes y los siguió ayudando. Ahora tiene una causa solidaria por Facebook.

Fernando Castro
fcastro@lmneuquen.com.ar

"Vinieron a buscar infancia". Francisco Gallo toma mate debajo de tres corazones de peluche que cuelgan del techo como la ilusión de un enamorado. En el universo afelpado de su juguetería, recuerda la noche helada de agosto en la que tres niños no aguantaron la tentación, rompieron una vidriera de su local y huyeron con tres peluches para ser atrapados a una cuadra. "Es muy fuerte ver a una nena de 11 apoyada frente un móvil policial", dice este comerciante con cara de bonachón que conmueve cada dos palabras.

Desde que trepó a los diarios nacionales por ocuparse de los chicos, a los que no sólo les regaló los juguetes sino que terminó ayudando de otras varias maneras, a Francisco le cambió la vida. Con una lucidez extrema e inusual, optó por quedarse prendido de una historia que arrancó mal pero que sigue más que bien.

"Sentí que con eso podía hacer algo y que si me apurás, es mi obligación y sería bueno que sea la de muchos otros", confiesa Francisco, que a partir del conmovedor episodio que protagonizó fue un paso más allá y amplió la mirada. "Me di cuenta de que tenía que hacer algo. Que detrás de un niño que busca infancia, que se va corriendo con un juguete, hay una responsabilidad social mayor", dice.

"Junto a mi familia hicimos De un Amigo para un Amiguito", explica, y señala un changuito de supermercado cargado de juguetes donados. Se trata del producto de su movida solidaria con los chiches que otros le llevan a diario a su negocio de Alcorta y Leguizamón ("Tienen que estar dignos, eh", aclara), para luego llevarlos a instituciones que ayudan a niños vulnerables. Cuenta que el plan es estimular una especie de "cadena de favores". "La idea es que a través del Facebook -De un amigo para un amiguito-, otras personas nos muestren y compartan fotos de qué es lo bueno que están haciendo", dice.

"Creo que todos tenemos algo bueno para dar. No sólo material, sino afectivo. Ser solidario tiene que ver con eso. Lo digo yo, que tampoco soy la madre Teresa de Calcuta".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído