No hay que matar al turista

Si bien el 50% de ocupación hotelera que se produjo este fin de semana en los centros turísticos de la cordillera asomó como una especie de bálsamo porque no estaba en la agenda, los prestadores tendrán que estar muy atentos a no tomar malas decisiones si pretenden tener una temporada invernal alta, al menos, aceptable.

Con una retracción del consumo evidente en el país y todavía sin una dimensión exacta de cuál será el impacto del tarifazo en el gas y la luz, los empresarios deberán ser muy puntillosos en lograr un equilibrio entre la calidad y los precios del servicio.

Otro alerta que se encendió en las últimas horas es la poca acumulación de nieve en los centros de esquí, atractivo principal para los visitantes que llegan en esta época del año y que son los que más gastan. En principio, esto no debería ser un problema porque está previsto que en las próximas semanas las pistas se encuentren en óptimas condiciones.

De cara a la temporada invernal alta, los prestadores deberán ser cuidadosos con los precios.

Uno de los aspectos con los que sacaron pecho los operadores es que durante este finde XL no hubo variación de precios con respecto a marzo.

Es probable que muchos de ellos, conscientes de que los turistas que arribarían a San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Caviahue vendrían del Alto Valle de Neuquén y Río Negro, hayan tomado la acertada decisión de no aumentar los valores de alojamiento, gastronomía y entretenimiento. Y es en este punto en el que deberán ser cuidadosos. Si para salvar la temporada se les ocurre aplicar aumentos significativos como lo han hecho en otras oportunidades, es casi seguro que más que incrementar las ganancias, lo que generarán es desalentar el turismo, en una provincia en la que es la segunda actividad económica.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído