Nuevo elogio del libro (en papel)

El que no lee a los 70 años habrá vivido sólo una vida. Quien lee habrá vivido 5000 años", afirmó el escritor y semiólogo Umberto Eco para definir que la lectura es una "inmortalidad hacia atrás".

El que no lee a los 70 años habrá vivido sólo una vida. Quien lee habrá vivido 5000 años", afirmó el escritor y semiólogo Umberto Eco para definir que la lectura es una "inmortalidad hacia atrás". Ayer se celebró el Día Mundial del Libro, un homenaje universal con la finalidad de alentar a la lectura y recordar a quienes a través de sus obras nos han hecho viajar a mundos desconocidos y fascinantes.

Confieso que tengo con los libros una relación de necesidad y complicidad, no sólo los acumulo en la biblioteca sino en distintos rincones de la casa no como una cuestión de alarde o suntuosidad, ni mucho menos como capital.

Alguien dijo que la biblioteca es su comunidad, que en esos estantes están nuestros interlocutores, quienes nos sostienen, nos inspiran y nos mejoran.

Sé que hoy la tecnología nos permite acceder a ellos con un solo clic, pero sigo prefiriendo los libros en papel. Más allá de sumergirnos en el debate libro impreso versus libro digital, por qué no pensar en que lo importante está en la transmisión del conocimiento o en sumergirnos en las historias ya sea en un soporte o en otro.

Los libros son la memoria de la humanidad, presagió George Bernard Shaw. Por lo tanto, la escritura tendría que ser accesible en la mayor cantidad de formatos posible.

Estos objetos singulares, frágiles y tan persistentes, durante siglos han transmitido valores y conocimientos. Otros sucumbieron a la humedad y al fuego de las dictaduras.

El libro nos acompañará toda la vida, están asociados a un momento específico de nuestras vidas. Algunas de sus páginas tal vez no vuelvan a leerse nunca más, pero, sin embargo, permanecerán cerca de nosotros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído