Paritarias vs. inflación

Los acuerdos paritarios que se cerraron en la provincia y en el país están atados a que el proceso inflacionario pueda atenuarse a lo largo del año. De lo contrario, en el segundo semestre la puja salarial recrudecerá casi de manera inevitable.

Desde el Gobierno sólo se mostraron buenas intenciones, pero ningún plan concreto contra la inflación.

El descrédito en el que cayó el Indec durante el kirchnerismo y la ausencia de datos oficiales de este Gobierno obligan a poner la mira en el índice inflacionario conocido como IPC-Congreso, que dio una suba del 4,8 por ciento en los precios de febrero, acumulando un 8,6 por ciento en los dos primeros meses del año. Eso, proyectado y sin tener en cuenta los aumentos en servicios por la quita de subsidios, está muy por encima de cualquiera de las recomposiciones que se sellaron con los sindicatos.

Hasta el momento, desde el gobierno nacional sólo se mostraron buenas intenciones y actitudes declamatorias, pero ningún programa concreto para controlar una inflación que trajo aparejada una depreciación en los salarios, que hacia fines de 2015 ya superaba el 40 por ciento.

Los gremios estatales ATE y UPCN, junto a los judiciales agrupados en Sejun, aceptaron las ofertas, pero bajo la condición de volver a discutir a mitad de año en función del comportamiento de los números que muestre la economía real.

Hoy, en un plenario que promete una fuerte discusión, el gremio docente ATEN analizará la última propuesta. De aprobarse, y teniendo en cuenta la paridad de posiciones en las asambleas de ayer, los dirigentes sindicales se verán obligados a solicitar una nueva paritaria en un 2016 que, para el gobierno de Omar Gutiérrez, desde el punto de vista de lo que podrá ofrecer en función de los recursos, también asoma complejo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído