Pasen y vean que hay miseria

Pasen y vean. Dos madres jóvenes agarrándose a trompadas en el barrio Cuenca XV. Una dice que el hijo de la otra manoseó a su nena. La otra se defiende a las piñas. Pasen y vean. La pelea es en la escuela donde se había realizado una reunión de padres para ver qué harían con semejante denuncia. Pasen y vean que falta lo mejor: el imputado es un nene de 11 años y la víctima, una nena de 9.
La versión moderna del circo romano se viraliza en las redes sociales y la televisión la repite una y otra vez para el regocijo de los televidentes. Todos comentan la noticia. ¿Habrá sangre? En las oficinas y en los bares se ríen del combate que parece ser a muerte, de acuerdo con las amenazas que se lanzan una y otra. "¡Tu hijo es un violín!", grita una. "¡Sos una hija de puta!", vomita la otra.

El video de la pelea de las madres se viralizó en las redes sociales y se replicó en los canales de televisión.

Pasen y vean. Una de las madres se queja de que los porteros hicieron todo lo posible para que los padres tuvieran vía libre para hacer justicia propia con el precoz abusador. Hay una horda enfurecida de personas que es contenida por policías que llegaron al lugar sabiendo que se armará una batalla que se anticipa como brava. En el medio hay nenes, algunos en brazos de aquellos padres sedientos de justicia.
Pasen y vean, señores, que la escuela, lugar sagrado donde supuestamente se educa y se completa la socialización de los chicos, se convierte en el mejor ejemplo de lo que no se debería hacer, pero a nadie le importa.

Pasen y apuesten a ver quién gana. Y opinen sobre qué será de la vida de ese pibe. Háganlo, que el circo promete entregar más shows de los buenos. De esos que reflejan las miserias más miserables. Esas desgracias que poco importan, salvo cuando prometen sangre y salen por la tele.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído