Pechi mira a Buenos Aires

Habló sin pausa durante dos horas. Sólo en tres oportunidades lo interrumpieron los aplausos de una pequeña hinchada de seguidores, y también una sirena que por unos segundos sonó en medio de las palabras.

Ratificó compromisos de obras, resaltó los aciertos de su última gestión, como la construcción del Paseo de la Costa, las bicisendas y la separación de residuos. También se explayó sobre la actualidad política provincial y aseguró que recibió un Municipio con deudas pero que hoy tiene superávit. Y como cierre, y tal como le gusta opinar a él en charlas informales, dedicó parte de su alocución a dar su visión sobre la educación y la crisis que atraviesa.

Quiroga dejó claro en su discurso que la relación con Macri le permitirá a la ciudad contar con fondos para obras.

Muchos de sus dichos y anuncios se vincularon a las buenas relaciones que mantiene con el gobierno central. Quedó claro que, después de muchos años de estar enfrentado al kirchnerismo y golpear puertas en Buenos Aires sin respuestas, esta gestión por primera vez tendrá apoyo nacional.
"El cambio que se produjo le abre a la ciudad un nuevo escenario. Las expectativas son alentadoras", dijo confiado el intendente. Esto no sólo significará una foto con los funcionarios del gabinete de Macri, sino algo más importante: los aportes económicos con los que ya planifica ejecutar obras del presupuesto 2016. Además de otras que proyecta con su equipo para los próximos cuatro años. La apertura de la calle Lanín en el predio del Ejército será la primera muestra de estas buenas relaciones, el desafío será seguir avanzando para cumplir con mucho de lo que ayer se escuchó en un discurso cargado de optimismo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído