Pechi no quiere perder el bondi

Horacio Quiroga sabe que el trasporte público de pasajeros es un lastre de su gestión. No siempre vinculado a las decisiones que tomó o dejó de tomar junto a sus funcionarios. Una mirada amplia podría indicar que es parte de los problemas estructurales de la ciudad. De su crecimiento descontrolado, con el Estado (municipal y provincial) dejando hacer o sin hacer lo suficiente. En su cuarta gestión, Pechi anticipó que lanzará una especie de alfombra de asfalto, llevando al paroxismo el latiguillo neuquino que lo catapulta como el intendente del pavimento. Ahora se mete con el número uno del ranking de quejas: el transporte de pasajeros. En mayo Indalo podrá hacer un enroque y llevar las unidades que destina al norte de la ciudad hacia la zona oeste. Al mismo tiempo se premia a Pehuenche, que hasta ahora sólo se desempeñaba en el este, otorgándole los ramales que dejará la otra empresa. En síntesis, 10 unidades más para el servicio, a priori, poco para reprochar. Hubo un tiempo político para el anuncio: la novedad llega a días del nuevo tarifazo del colectivo y a poco del de los taxis, que se sumarán a la seguidilla de aumentos que, como en el resto del país, afectan el humor de los neuquinos: hay miles que hoy pagan $7,50 y pasarán a dejar $9,90 cuando suban al colectivo. Esto es parte del contexto para el anuncio. En plan de mejorar el sistema de transporte, y por la buena onda entre el quiroguismo y Cambiemos, se promete la llegada del Metrobús. El Municipio tiene una oportunidad: la de acortar la brecha entre lo que paga un neuquino y el servicio al que accede. Nadie dice que sea fácil. Sí que esa masa informe de vidas llamada "gente" se lo agradecería.

El refuerzo de la zona oeste llega a poco del anuncio de una suba del colectivo. Se sumarán 10 unidades.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído