Pereyra versión moderada

Obligado por el impacto mediático del conflicto en Chubut, Guillermo Pereyra envió ayer un mensaje a sus filas, en medio de la amenaza de las empresas de servicios especiales de recortar 1500 puestos de trabajo en la provincia. Recordó que Neuquén tiene un barril interno a 67,5 dólares que permite que no se desplome la actividad y un gran potencial gasífero, mientras que Chubut atraviesa una coyuntura muy adversa, ya que el 40% de su petróleo se exporta a precios internacionales, por debajo de los 30 dólares.

Parece que no es momento para que el patriarca petrolero cumpla con su anunciado retiro del gremio.

Por eso, le avisó a su colega Jorge "Loma" Ávila que no se dejará arrastrar a una confrontación con Nación. Sin embargo, las grandes empresas de servicios vienen tomando carrera desde el año pasado para concretar despidos en cuanto les dejen el camino despejado. El senador neuquino tampoco puede salir a romper con Macri, cuando se jugó por él en el ballotage y los petroleros le respondieron en las urnas. De la promesa de Cambiemos de modificar el mínimo no imponible de ganancias –impuesto que pagan todos los trabajadores del sector– no se supo nada más. Las próximas negociaciones salariales tampoco tienen una perspectiva favorable para gente que en los últimos años se acostumbró a cobrar jugosos salarios. Pereyra dijo que habrá que bajar las pretensiones para mantener el trabajo. En ese contexto de compromisos electorales incumplidos, despidos en la gatera y paritarias que difícilmente recuperen el poder adquisitivo perdido por la fuerte devaluación, el líder gremial elige el camino de la moderación, confiado en sus artes para negociar. Parece que no es momento para que el patriarca petrolero cumpla con su anunciado retiro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído