¿Por qué a los gatos les gusta acostarse junto a nosotros?

Calidez, comodidad y protección son las ventajas que encuentran en el colchón humano.

Un clásico felino: compartir la cama con las personas que los cuidan y aman. Pero ¿por qué lo hacen, qué buscan?

Por una cuestión de instinto, los animales necesitan sentirse seguros de cualquier posible ataque de un depredador. Cuesta pensarlo, ya que en la comodidad del hogar nada puede suceder. De todas formas, los gatos necesitan sentirse protegidos a la hora del descanso y más si van a dormir 16 horas, como suelen hacer a lo largo del día.

Por otro lado, a los michos les gusta dormir en lugares calentitos y, como en la noche no hay sol, qué mejor que una cama encima de uno de los integrantes de la familia. El calor del cuerpo los mantiene templados y confortables.

Así como los perros son protectores y guardianes en el mundo físico, los gatos lo son en el mundo energético. Los gatunos ven la energía que nosotros no vemos y nos protegen de las malas e intrusas, convirtiéndolas en buenas. Algunos incluso señalan que los gatos absorben la negatividad de las personas y que cuando no pueden liberarla, la acumulan en forma de grasa en su cuerpo hasta poder soltarla.

Antes de la cama: Si nuestro amigo felino es inquieto, se recomienda una sesión de juegos y comida.

Los felinos son una de las criaturas que más amor tienen para dar, aunque a veces no lo demuestren o puedan parecer un poco más ariscos que otras mascotas. Independientes, pueden pasar todo el día solos en casa haciendo de las suyas. Pero eso no significa que no precisen el cariño o el contacto con las personas con las que conviven. Por eso, el momento de dormir es ideal para prestarles atención y, por supuesto, intercambiar una buena dosis de amor entre mimos y ronroneos.

Los gatos generalmente se adaptan bien a los horarios nocturnos y de descanso de sus compañeros humanos. En el caso de que sean inquietos, se recomienda antes de ir a la cama tener una sesión de juegos y luego darles de comer.

Desde ya, dormir con tu gato en la misma cama no representa ningún problema siempre que el felino esté al día con sus vacunas y desparasitado. Sólo los bebés, los niños pequeños y las personas con alergia o asma deben evitar la presencia de gatunos en el dormitorio. Los demás, a disfrutar de su ternura.

Los gatitos viven la vida a su ritmo

Por Sergio Gómez (veterinario)


Los felinos son muy independientes y viven la vida a su ritmo. Siempre tienen tiempo para jugar, comer y descansar. Ellos se limpian solos, los podés alimentar con un buen alimento balanceado (así evitás problemas urinarios) y necesitan una buena desparacitación cada tres meses. Ellos siempre están con su instinto de caza alerta cuando son jóvenes, necesitan gastar energía y afilar sus uñas, y no es aconsejable colocarles collares ya que pueden quedar enganchados de alguna rama por seguir a su presa. Tampoco hay que poner mucha lavandina o líquidos de pisos muy concentrados ya que cuando se lamen las patitas se pueden intoxicar. Tené cuidado con los arañazos porque debajo de las uñas pueden tener materia fecal y eso puede producir lesiones en la piel. Usá siempre productos que el veterinario te recomiende para evitar que se intoxique al lamerse. Lo bueno de estas mascotitas es que son muy divertidas a la hora de jugar. Cuidalo, mimalo y llevalo al veterinario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído