¿Por qué sufrimos con el ciclo menstrual?

Evitar algunos tipos de comidas y realizar ejercicios de relajación pueden hacer tu vida diaria más confortable.

Aunque generalmente se experimentan ciertos cambios físicos y anímicos durante la menstruación, no es normal sentir dolores agudos, algo que muchas mujeres sufren cada vez que tienen su período.

Las menstruaciones dolorosas, o dismenorreas, son un trastorno caracterizado por dolor pélvico y abdominal que aparece un día antes y/o durante el período menstrual.

Se trata de un dolor que suele irradiarse hacia la zona de la espalda baja, generando dolor lumbar, y a la parte interna de los muslos, y que se da en forma de cólicos, por momentos intensificándose y luego relajándose.

Según explicó Gabriela Luchetti, ginecóloga y docente investigadora de la UNCo, no se trata de un dolor de ovarios como generalmente se lo llama, sino que son dolores provocados por contracciones uterinas que, en general, vienen acompañados de fatiga, náuseas, vómitos, diarrea y malestar general.

"La dismenorrea puede tener diferentes intensidades, y esto también depende de las características personales y la tolerancia al dolor de quien la padece. Esas particularidades pueden hacer que afecte poco o mucho la vida diaria", expresó la especialista.

cansada y sin fuerza Durante la menstruación se produce una baja en los estrógenos que afecta el estado de ánimo.
Este dolor se llama "primario" cuando las mujeres lo padecen desde la primera menstruación o cuando se instala entre 6 y 12 meses después de ella; y "secundario" cuando aparece con el correr de los años y en general obedece a diferentes causas.

En ambos casos, estos síntomas merecen una consulta médica para descartar algunos causas como malformaciones uterinas y o vaginales en las dismenorreas primarias, o una condición llamada endometriosis o secuelas de una infección en las secundarias.
Para ello, la ecografía transvaginal es clave en el diagnóstico.

Cómo atravesar la vida diaria
Existen algunas recomendaciones respecto de la vida en general que pueden resultar útiles en la disminución del dolor, pero sobre todo generar un mayor confort y la posibilidad de llevar una vida normal en este período.

Luchetti enumera que se pueden utilizar almohadillas térmicas, tomar duchas con agua tibia o utilizar técnicas de relajación tipo yoga. Además es recomendable evitar las comidas ricas en grasas y picantes, también el alcohol y la cafeína, y hacer actividad física moderada.

"En cuanto al tratamiento analgésico, se recomienda que lo indique el médico, pero la clave es que sea reglado y durante todo el período menstrual. Es importante que se sepa que las pastillas anticonceptivas disminuyen muchísimo el dolor menstrual", alertó.

Algunas infusiones que ayudan

Si te gustan los tés y creés en el potencial de las plantas, acá te recomendamos algunas infusiones que pueden ayudarte a aliviar los síntomas. Para estos casos la manzanilla es una gran aliada gracias a su efecto sedante y a sus compuestos florales que, además de ser efectivos contra los malestares estomacales, también actúan en el alivio de cólicos y espasmos menstruales. La salvia es otra opción. Se caracteriza por su acción reguladora menstrual, por favorecer el equilibrio hormonal y calmar dolores de cabeza, de vientre y la irritabilidad general que sentimos durante esos días. Además, es estupenda para prevenir la retención de líquidos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído