Prevení limpiándole los ojos a tu mascota

Es importante para evitar que contraiga infecciones. Ayuda acostumbrarlo desde cachorro.

Los ojos de los animales se limpian sólo si hay secreciones o costras en la comisura interna del ojo. Si, por el contrario, los ojos son claros, brillantes, bien húmedos y la membrana mucosa es rosada, no se tocan salvo que haya un flujo anormal o demasiado abundante. En ese caso es imperativo consultar con urgencia al veterinario.

La higiene de los ojos –como las buenas costumbres de limpieza del animal en general– es importante para mantener la relación y la complicidad con él. Cuanto antes esté acostumbrado a ser higienizado, más cooperará. Y en el caso particular de los ojos, es importante hacer prácticas regulares de control para prevenir cualquier síntoma de enfermedad.

Para el procedimiento de limpieza no se debe usar algodón, porque deja fibras en el ojo y eso puede causar una infección. Siempre es mejor utilizar una toalla de papel, un paño limpio o, mejor aún, una gasa estéril.

Lo mismo ocurre con el líquido. Hay que utilizar un limpiador de ojos específico, sin perder la atención sobre la fecha de vencimiento del producto (es recomendable anotar en la misma botellita la fecha en que fue abierta) y en caso de que se genere alguna duda respecto del producto, porque suponemos que ya lleva abierto mucho tiempo, entonces lo mejor es no usarlo: podríamos contaminar los ojos de nuestra mascota con las bacterias que se desarrollaron en el producto. También la solución fisiológica es una alternativa para la limpieza.

Para limpiarle los ojos, colocá una mano en la parte superior de la frente del perro y levantá su cabeza hacia atrás. Con la otra mano elevá su barbilla y ponele unas gotas del producto en el ojo. Enjuagáselo con un suave masaje y limpiá la suciedad formada en la esquina interna del ojo, evacuada por el producto. Es importante hacer todos estos movimientos de manera suave y rápida para que el animal no se asuste. Y, como siempre, no dudes en recompensarlo si se portó bien.

No usar algodón: Para limpiar el ojo de nuestro perro, lo ideal es utilizar una gasa estéril o toalla de papel.

No usar productos que no sean para perros

Por Sergio Gómez (veterinario)

Hay que evitar lavar a los perros con detergente o champú que no sea para animales, ya que puede producir gran irritación en la conjuntiva del ojo (además, hay que tener cuidado con los productos para la limpieza del piso, como el exceso de lavandina, que también irrita los ojos). Existen enfermedades oculares en caninos y felinos que son bastante frecuentes, como la conjuntivitis, cataratas, glaucoma, secreciones y residuos. También pueden desarrollar enrojecimiento, lagrimeo y picazón. Muchas veces te das cuenta porque se tropieza con los escalones, se choca los objetos y más aún por la noche (aunque en ocasiones nos cuesta advertirlo porque ellos se ayudan con otros sentidos). Ante cualquier actitud de estas, no dudes en llevarlo al veterinario, dado que si ya existe un problema en el ojo, no es algo que se pueda resolver con un remedio casero. Al contrario, eso podría empeorar el problema.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído