¿Quién protege a las víctimas?

El horror se apoderó de Neuquén. En la historia no se recuerda un caso tan espantoso como el de Ángela Garro, la mujer que fue secuestrada por su ex esposo, quien la mantuvo en cautiverio durante cinco meses junto a sus seis hijos y abusó de ella sexualmente hasta dejarla embarazada. Durante todo ese tiempo le pegó con una fusta, según la investigación.

Muchos se rasgan las vestiduras a la hora de hablar sobre la protección de las víctimas y las mujeres que padecen de violencia, pero nadie ha movido un pelo por Ángela.

La mujer se transformó en un emblema de cómo la burocracia institucional abandona a las víctimas. En abril del año pasado el Juzgado de Familia 4 dictó una restricción de acercamiento a su ex, Jorge Omar García, y 240 días de custodia policial con rondines en la casa de la mujer.

A los 20 días, la Policía incumplió la orden judicial, seguramente por falta de recursos, pero todavía no se ha iniciado oficialmente ninguna investigación ni en la Justicia ni en la Fuerza.

Pero el olvido sigue. Cuando Ángela logró escapar de García, el 21 de enero, todos se mostraron horrorizados. La fiscalía pidió custodia policial permanente, que se cumplió hasta que el viernes 29 de enero, cuando el juez dejó detenido con prisión preventiva por 15 días a su ex.

Arbitrariamente, la Policía levantó la custodia porque interpretó que con el hombre detenido la mujer no corría peligro.

De nuevo pifiaron. La familia de García le hizo una visita y por suerte ella no estaba. Ángela debió peregrinar para que le garanticen seguridad. En definitiva, las víctimas llevan la de perder y la Policía incumple órdenes judiciales sin dar explicaciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído