¿Quién protege a los más chicos?

Hace unos 10 días me senté frente al capo narco Héctor Montecino, que estaba internado en el Hospital Regional con un tumor en la cabeza.

Hace unos 10 días me senté frente al capo narco Héctor Montecino, que estaba internado en el Hospital Regional con un tumor en la cabeza. El hombre admitió: "Yo tengo 47 años y desde los 7 ando metido en la delincuencia". Nadie se desquició porque en definitiva Montecino y su negocio con la droga arruinó la vida de muchos chicos, adolescentes y jóvenes en la región.

Lo cierto es que el Estado, en este caso rionegrino, estuvo ausente en el rescate de ese chico que alguna vez fue Montecino.

Delincuentes usaron un nene de 8 años para robar y, al ser descubiertos, lo dejaron abandonado a su suerte.

Ayer descubrimos uno de los tantos robos que la Policía neuquina tapa, para evitar la "sensación de inseguridad".

En el robo que cubrimos en el barrio Utedyc, una vecina encontró dentro de un departamento interno a un chico de 8 años que los delincuentes utilizaron para filtrar por una pequeña ventana y cuando fueron descubiertos lo abandonaron a su suerte.

El pequeño, atemorizado frente a la presencia de la mujer, sólo atinó a decir: "Yo vendo dulces"; pero consigo no llevaba ni un caramelo. Huyó corriendo mientras de reojo veía cómo detenían a los familiares que lo habían llevado a robar.

Hace un tiempo que los delincuentes se valen de adolescentes para comercializar droga y robar, pero ahora redoblaron la apuesta y cualquier hijo o sobrino de menuda contextura puede ser utilizado para concretar sus fechorías.

Ahora me pregunto: ¿la Defensoría del Niño no debería rescatar a este nene que hoy tiene asociado el delito como una forma de vida? ¿No sería importante que el Estado le haga una intervención permanente para ofrecerle un futuro un poco mejor y no termine siendo otro Montecino?

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído