Salir de viaje, un pasaje directo a la felicidad

Expertos resaltan los beneficios de animarse a nuevas experiencias.

Cornell.- Nadie tiene la fórmula de la felicidad, pero no está tan lejos como pensamos. Según el doctor Thomas Gilovich, profesor de Psicología de la Universidad de Cornell, "uno de los enemigos de la felicidad es la adaptación, la costumbre". Contrariamente, son las nuevas experiencias las que nos garantizan mayor satisfacción y bienestar, y viajar podría situarse en el número si de experimentar cosas novedosas se trata.

Dice Gilovich: "Sus cosas materiales pueden gustarle realmente. Puede pensar que parte de su identidad está conectada a esas cosas, pero de todos modos se mantienen separadas de usted. En contraste, sus experiencias son realmente parte de usted. Somos la suma de nuestras experiencias".

En concordancia con eso, Sagrario Manzano Palomo, coordinadora del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología, asegura que un ambiente nuevo, otras personas, culturas diferentes y hasta un idioma desconocido ayudan a aumentar las conexiones neuronales y refuerzan la mente.

"Las experiencias novedosas estimulantes y gratificantes mejoran nuestra reserva cognitiva, todo lo contrario de lo que ocurre cuando sufrimos episodios estresantes, que debilitan las redes neuronales".
Una investigación realizada por científicos franceses y estadounidenses relaciona el aumento de la creatividad y de las sinapsis neuronales con la adaptación a culturas distintas. En este estudio se sometió a decenas de personas que habían residido fuera de sus países a diferentes pruebas para poder evaluar el proceso de aprendizaje y la adaptación a otras culturas.

Los resultados señalaron claramente que aquellos individuos que habían pasado por una vivencia multicultural continuada mostraban un destacable incremento de la creatividad.

"El aprendizaje multicultural es un importante mecanismo por el cual las experiencias que son vividas en entornos foráneos conducen a la mejora creativa", concluyen los autores de este estudio. Esto es debido a que nuestro cerebro crea "nuevos caminos neurales" y, por tanto, se abre a la posibilidad de nuevas formas de pensar.

Por otro lado, el neurocientífico David Eagleman, del Baylor College of Medicine de Houston, aseguró que "viajar te pone neuronalmente en la misma posición que cuando eras un niño".

Dicho de otra manera, regresa el cerebro al estado de asombro, cuando todo era nuevo. Conocer nuevos lugares te da la capacidad de asombrarte una vez más y expandir el sentido del tiempo.

Y esto no termina ahí. Cambiar de ambiente puede ayudar también a abandonar malos hábitos que muchas veces están asociados a ciertos contextos. Pero además ayuda a ampliar nuestro marco de referencia y a entender que existen múltiples realidades, así como a desarrollar un mayor grado de empatía y humildad ante lo diverso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído