¿Se aprendió la lección?

Paradójicamente, no fue el equipo económico del gobierno nacional el responsable de la baja de la inflación durante agosto, sino la Corte Suprema de Justicia que, a través de un fallo, ordenó a la Casa Rosada dar marcha atrás con el tarifazo del gas.

Desde este mes -luego de las audiencias públicas que concluyen este fin de semana para fijar un nuevo valor del gas domiciliario-, las cosas seguirán siendo como antes, con precios recalentados y una inflación que, según los especialistas, no será fácil de que se ubique siempre por debajo del objetivo mensual de corto plazo del 1,5%.

Los más optimistas hablan de que no habría que ilusionarse con una declinación inflacionaria sino hasta el año que viene; claro, si el Gobierno también hace sus deberes sin meter la mano en el bolsillo de los asalariados.

Los más optimistas hablan de que no habría que ilusionarse con una declinación inflacionaria sino hasta el año que viene.

En las últimas semanas fueron evidentes los momentos de tensión que se vivieron entre el Banco Central y el Ministerio de Economía en relación con las expectativas de inflación. En la autoridad monetaria sostienen que aún falta mucho por hacer, mientras que en el Palacio de Hacienda creen ver un inicio del segundo semestre medianamente exitoso en materia de precios.

Se supone que luego de la audiencia (intencionadamente tumultuosa en el caso neuquino este viernes), en el Gobierno se dejará de una vez de ensayar medidas improvisadas y de costos imprevisibles para los que menos tienen.

¿Cómo hacerlo? No poniendo el carro adelante del caballo, y permitiendo que prime el sentido común en lugar de un desaforado impulso de ajustar sólo por ajustar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído