Se incendiaron las redes

Estamos prendidos fuego. Literal. No es novedad. Y el calor del verano no tiene nada que ver. Los que pronosticaban un cambio lleno de alegría a partir del ballotage, desafiando a la economía con ondas de amor y paz, le erraron feo. El clima social sigue bien veraniego, con una temperatura que llega a punto de hervor en las redes sociales, en las que ayer fue tendencia durante varias horas el incendio de Canal 13. Un accidente, sin heridos graves, sin tragedia, en un edificio. Pero en uno que tiene, desde hace algunos años, una connotación especial. Que divide a buena parte del país. Porque hay otra, menos visible, no tan presente en Twitter, a la que le interesa más cómo arreglárselas para parar la olla cada mes, que los vaivenes de un grupo empresario de notable incidencia en la vida política de las últimas décadas.
Los memes, el hashtag "prendete al 13" (en alusión al último eslogan del canal) y las placas de Crónica aportaron una cuota de humor previsible y aceptable apenas se supo que no había víctimas graves. Pero hubo mensajes un poco más jugados. Tan al fleje que más de un funcionario kirchnerista se vio empujado a tuitear que no había que alegrarse por la desgracia ajena, así sea la de un "enemigo". Dirán los otros, los que leen Clarín como si fuera una biblia, que esa alegría malsana pinta de cuerpo entero al bando rival. Sin acordarse de que muchos de ellos hicieron y hacen lo mismo, llegando a desear, sin el mínimo complejo, muertes y enfermedades que se lleven a los "insoportables" K. Dirán de un lado y del otro que las maldiciones se las tienen bien ganadas. Dirán que no se pueden comparar. Que los separa un abismo. Pero al menos en las redes, aunque los enfrenten ideologías y miradas del mundo, cuando destilan veneno, se los ve bastante igualitos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído