"Tener sexo cinco veces al día no era suficiente"

Una inglesa de 37 años contó los detalles de su adicción al sexo.

Inglaterra. La adicción sexual o el sexo compulsivo es un grave problema que puede traer innumerables consecuencias negativas sobre la vida y sobre las relaciones sociales de quienes tienen ese trastorno. Muchos psicólogos y psiquiatras advirtieron en forma repetida diversas claves que pueden encajar perfectamente en el testimonio de una mujer británica que recogió la BBC. “En el peor momento, incluso tener sexo cinco veces al día no era suficiente”.

Rebecca Barker, una mamá de tres chicos, cuenta que comenzó con su comportamiento compulsivo después de tener a su tercer hijo, en 2014. En ese momento dice que le proponía constantemente a su pareja tener relaciones sexuales. “Era literalmente lo primero en lo que pensaba al levantarme. No podía sacármelo de la cabeza”, le dijo la mujer de 37 años a la BBC. “Yo sentía que todo me hacía pensar en eso. Creo que estaba vinculado a mi depresión y a la falta de serotonina. Yo sentía que el cuerpo entero me lo pedía”.

En 2012, tras el nacimiento de su tercer hijo, Barker cayó en depresión. Luego de ese bajón, llegó la adicción al sexo. “Me volví ermitaña, me quedaba en casa porque me daba vergüenza que sólo pudiera pensar en eso. Incluso aunque nadie pudiera leerme la mente, me sentía muy incómoda al estar rodeada de gente”, admite.

Esa adicción causó un gran deterioro en su matrimonio. Al principio, al marido le gustó la situación. Pero con el paso del tiempo, se volvió una cuestión insostenible. Y hasta la acusó de engañarlo con otra persona. Para el marido, su mujer quería tener sexo todo el tiempo porque se sentía culpable de haberlo engañado. “La relación se rompió, él me dejó ir”, recuerda sobre el final de su pareja, en noviembre de 2014. Para intentar rehabilitarse, Barker se mudó de casa y hasta de país. Se fue de Inglaterra a Francia a vivir a la casa de su mamá.

Al tiempo, con la ayuda profesional, salió adelante. “Adopté cambios en mi estilo de vida para tratar de superar la depresión y la adicción, y eso funcionó”. Hoy oficialmente la adicción sexual no se considera una adicción como las de las drogas o el alcohol, aunque tenga muchos puntos en común.

En alza: En Inglaterra, en los últimos diez años, se cuadriplicaron los casos de adictos al sexo.

Les limitan la luz por la natalidad

La legisladora taiwanesa Lin Ching-yi propuso restricciones en el uso de la electricidad a partir de las 22 para solucionar el problema del envejecimiento de la población con el alza en la tasa de natalidad. La propuesta se presentó durante una sesión de interpelaciones parlamentarias al ministro de Protección Medioambiental de Taiwán, Lee Ying-yuan. Lin sugirió las restricciones de electricidad para hacer que la gente deje de trabajar y se vaya a casa antes de las 22 y luego no se ponga a ver la televisión sino que se vaya a la cama temprano. Esto resolvería “el problema energético” y también “el del bajo número de niños”, dijo la legisladora isleña. Taiwán enfrenta un serio problema de envejecimiento de la población con uno de los índices de natalidad más bajos del mundo y el gobierno ha adoptado una serie de incentivos para las parejas que tengan hijos. La tasa de natalidad de la isla es de 8,3 nacimientos por cada mil personas, lo que es ligeramente superior a la de 7,4 muertes por cada mil habitantes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído