Tensiones en la campaña

Guillermo Pereyra se las ingenia más que bien para seguir copando la agenda. A seis días del ballotage, cuestionó las aptitudes para gobernar de Jorge Sapag, lanzó un paro reclamando seguridad en Rincón de los Sauces y fue acusado por el intendente Javier Bertoldi de apuntalar la paralización del municipio en Centenario, un conflicto que ahora incluyó el ataque a dos funcionarios, uno de ellos el próximo intendente. Con el correr de los días, y el inminente ballotage del domingo, el líder petrolero endurece su postura. Sus críticas admiten una lectura sobre la coyuntura local. Es cierto: Rincón es una ciudad que, como pocas, padece las derivaciones de la trata de personas, el consumo exacerbado de drogas y la inseguridad. Pero ocurre desde hace décadas, no sólo desde la semana pasada. También es cierto que el criterio de oportunidad del senador del MPN tiene como antecedente el salto que acaba de dar. En un santiamén pasó de ser el referente de más poder de Sergio Massa en la provincia a convertirse al macrismo, con UNA ya afuera de la contienda. En este contexto, Bertoldi, un intendente que jura que jugó y jugará para Scioli, lo acusó de echar nafta al fuego en Centenario. Dijo, por caso, que el petrolero se reunió con los municipales, a quienes les atribuyó realizar pintadas a favor de Macri. El mismo Sapag, socio político de Scioli llamado a cumplir un rol estratégico si el FpV logra imponerse, no se la llevó de arriba. "El de Sapag es un desgobierno", dijo el senador, que recibió como respuesta la baja de los niveles de desempleo de parte del gobernador. Ya se ve: comenzar a salir de la conducción del sindicato, al titular del gremio le da aire para diversificarse.

En medio de la campaña, Guillermo Pereyra protagonizó dos de los conflictos: en Rincón y Centenario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído