¿Trampolín político o amor?

La realidad no siempre es lo que parece. Los medios suelen ser la caja de resonancia de historias que para algunos resultan ciertas, pero quizá son verdades forzadas por sus propios actores. El inesperado romance entre Vicky Xipolitakis y José Ottavis se puso en boca de todos por el espectacular desfile mediático de los protagonistas. Potenciado, claro, por las ampulosas muestras de cariño frente a las cámaras que abrieron el debate sobre la veracidad de sus sentimientos, los prejuicios sobre las parejas "disparejas" y el sentido de la oportunidad del ex jefe de bloque de diputados de la provincia de Buenos Aires por el Frente para la Victoria para entablar un vínculo con una de las figuras más impredecibles y desopilantes del mundo de la farándula, procesada -por si fuera poco- en la causa por el escándalo del avión de Austral. Un combo explosivo y atractivo ya sea para los que creyeron en el amor más allá de todo como para los más escépticos, que intentan vislumbrar segundas intenciones no tan puras. En su raid mediático, Ottavis no sólo mostró su costado más humano, superenamorado, bancándose bromas, comentarios y preguntas, sino que además aprovechó para exponer su postura política y para desmentir a su ex mujer, quien en varias ocasiones lo acusó de no permitirle ver a su hijo y hasta de violencia de género. En un escenario donde el kirchnerismo perdió espacio en los medios y donde buena parte de la discusión política se pierde en cuestiones banales, podría pensarse que el controvertido diputado entendió la lógica de los nuevos tiempos y buscó sacar partido para posicionarse, más allá de las críticas que pueda recibir dentro de su propio espacio político. Sólo el tiempo dirá cuán lejos llegará la novela con Xipolitakis y si pesarán más los beneficios que los costos en su carrera política.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído