Un remedio que no cura

En la película de 2002 Nunca más, Jennifer López interpreta a una mujer que sufre los maltratos de un ex esposo obsesivo que la persigue por varias ciudades.

En la película de 2002 Nunca más, Jennifer López interpreta a una mujer que sufre los maltratos de un ex esposo obsesivo que la persigue por varias ciudades. Por eso, entrena en un club de boxeo, se infiltra en la casa del hombre, esconde todas sus armas y cuchillos y lo enfrenta en una cinematográfica pelea, durante la cual finalmente lo asesina en defensa propia. A ese film recuerda el nuevo proyecto de ley, presentado por el Frente Renovador y acompañado por otros cinco bloques en la Legislatura Provincial, que planea dar clases gratuitas de defensa personal a las víctimas de violencia doméstica.

El proyecto parece ser un manotazo de ahogado; no ataca los pilares del problema.

Un manotazo de ahogado que, si bien puede resultar una herramienta útil en algunos casos, no ataca a los pilares del problema. Aunque hay quienes afirman que los conocimientos de defensa personal mejoran la autoestima y hacen que las mujeres se sientan más seguras, se trata de un último recurso que, ante la falta de políticas de género, parece convertirse en el único. Combatir la violencia con una posibilidad desigual de defenderse no constituye un cambio de paradigma que descosifique a las mujeres y haga valer sus derechos. Mientras los femicidios y las denuncias de violencia aumentan, el Estado sigue centrando la responsabilidad del problema en la víctima, que debe llamar, presionar botones antipánico y, ahora, estudiar defensa personal. No piensa en la mujer que debe empoderarse, desarrollarse en una sociedad que la trate del mismo modo que a un varón, ser mujer y que eso no signifique ser un objeto al que uno puede poseer, maltratar o matar. Es necesario contar con políticas públicas que entiendan que los golpes son sólo la punta del iceberg de una estructura social machista que ejerce violencia simbólica contra las mujeres. Así, el Nunca más hollywoodense se acercaría un poco más al grito de #NiUnaMenos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído