Una ciudad de fiesta con libros

Caminar entre stands repletos de libros, cruzarse con escritores que uno ha leído, revolver una pila de obras en oferta buscando algún “tesoro”, sentarse en un rincón del predio con la ansiedad de empezar el libro recién comprado y disfrutar a sala llena la charla de un escritor o un historiador forman parte de las postales que más de 40 mil personas vivieron en estos días durante la cuarta edición de la Feria Internacional del Libro de Neuquén, que finaliza mañana.

“Con libros somos libres” fue el lema de esta fiesta de los libros que confirmó que estos objetos a los cuales cada día se les extiende un certificado de defunción nuevo pueden convocar no sólo a los más familiarizados con este apasionante hábito que es leer sino también despertar el interés y gusto por la lectura, atraer a nuevos lectores, especialmente a los más chicos y a adolescentes que por un momento pueden dejar de cazar pokemones.

Los libros, a los cuales cada día se les extiende un certificado de defunción, convocaron a más de 40 mil personas.

A todo esto se suma la satisfacción de los libreros por el muy buen caudal de ventas que mantuvieron durante toda esta semana.

Sin duda, el poder de convocatoria de público, la correcta decisión de montar los stands y desarrollar sus actividades en un mismo espacio, la continuidad de hacerla gratuita –recuérdese que en la primera se cobró entrada–- y ofrecer una interesante y amplia programación de actividades y más que destacados invitados les exige a los organizadores nuevos desafíos para las próximas ediciones.

Feria es fiesta, en latín. Por eso, en estos dos últimos días que quedan recordemos ir a la feria no sólo a comprar y escuchar escritores, sino a festejar el descubrimiento de nuevos mundos a través de los libros y la lectura.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído